Más de 150 km de bellezas naturales forman el Camino de la Costa, entre el balneario El Cóndor y el cruce con la Ruta 25, en el acceso al puerto de San Antonio Este. Este recorrido forma parte de la Ruta Provincial 1 que nace en la capital rionegrina; tiene como ícono el faro de El Cóndor (a 30 kilómetros) y ofrece playas como la Bajada del Espigón (a 45), Playa Bonita (50) y La Lobería (60) por una impecable ruta pavimentada, y a partir de allí Bahía Rosas (80), Bahía Creek (130) y Pozo Salado (160), entre otros lugares, por la traza de ripio.

¿Vamos a recorrerlo?: el camino de la costa rionegrina, todo para descubrir

1. Bahía Creek. Casi a mitad de camino entre Viedma y el puerto se ubica uno de los puntos más bellos del recorrido, tanto que es el lugar elegido por algunos privilegiados que le están dando forma a un nuevo asentamiento poblacional que ya tiene proveduría, algunos alojamientos y un camping. Es Bahía Creek, donde los acantilados dan lugar a una playa de arena con suave declive que permite disfrutar de un lugar único durante todo el año. Un poco más allá los visitante podrán disfrutar de Pozo Salado en el Área Natural Protegida de Caleta de Los Loros, donde también se puede acceder por la Ruta Nacional 3. Son 90 km desde Viedma y, después, otros 45 de ripio.

2. El Cóndor. El balneario, conocido como Massini en su nacimiento alrededor de 1913, pero sobre todo denominado La Boca por los vecinos de la Comarca Viedma-Patagones por su proximidad a la desembocadura del río Negro en el Atlántico, tiene como postal inconfundible el Faro Río Negro. Inaugurado el 25 de mayo de 1887 fue declarado Patrimonio Histórico de la Humanidad por la ONU en 2017 y corona desde lo alto –en el inicio de los típicos acantilados Patagónicos– la villa marítima que tiene casi un millar de residentes durante todo el año y gran explosión demográfica en los meses de verano. Cuenta con amplias playas y todos los servicios.

¿Vamos a recorrerlo?: el camino de la costa rionegrina, todo para descubrir

3. Médanos. Una imagen típica del camino. No hay sólo playas, también se destacan la vista de campos de secano con proliferación de avestruces y liebres y los médanos que anuncian la proximidad de Bahía Creek.

4. La Lobería. La Reserva de Punta Bermeja tiene la primera y más importante colonia de lobos marinos de un pelo de la Patagonia y allí funciona el Centro de Interpretación Faunística, aunque en la actualidad está cerrado por refacciones y se espera su habilitación para la próxima temporada estival. El apostadero de lobos está situado a pocos metros de La Lobería, balneario que se destaca por sus piletones naturales. En verano funciona una confitería, una sala de primeros auxilios y el carrito para acceder a la playa pero, sobre todo, para regresar a lo alto del acantilado tras un jornada de relax. Es el punto final para la traza de asfalto.

¿Vamos a recorrerlo?: el camino de la costa rionegrina, todo para descubrir

5. Bahía Rosas. A poco de andar desde La Lobería esta playa, donde se funde la suave arena con el canto rodado, es uno de los pesqueros por excelencia de la Patagonia Norte. Desde la playa cientos de aficionados buscan los mejores ejemplares de una amplia variedad de peces. Es uno de los lugares mas frecuentados, pero hay que llegar bien equipado porque no cuenta con servicios.

Image
Son más de 150 km de bellezas naturales, entre el balneario El Cóndor y el cruce con la Ruta 25, en el acceso al puerto de San Antonio Este.

Fotos: Marcelo Ochoa

Viedma

Seguí informado, suscribite GRATIS a nuestro newsletter