Esperan que nuevo fallo en EE. UU. destrabe el canje



El Ministerio de Economía confía que la Corte de Apelaciones de Nueva York fallará a favor de la Argentina antes del fin de semana, y destrabará así el embargo que pesa sobre 7.000 millones de dólares en títulos de la deud que interpuso un “fondo buitre”, que mantiene en suspenso la emisión de los nuevos bonos, prevista para mañana.

Según dijo una alta fuente del Palacio de Hacienda, el optimismo oficial se debe a los antecedentes de negociaciones de deudas en default -como el caso de la provincia de Mendoza, que enfrentó airosamente hace un año una demanda similar- y a los dichos de los abogados estadounidenses que asesoran al Gobierno.

La decisión tomada el martes a favor de Argentina por el juez de Nueva York, Thomas Griesa “fue muy clara y consistente con fallos anteriores a favor a los países y por eso creemos que la Corte de Apelación seguirá con el mismo criterio”, aseguró ayer la fuente consultada.

Las palabras del funcionario se sumaron a las de uno de los abogados del estudio que asesora al Estado argentino en Nueva York en este caso. “Nosotros nos sentimos muy confiados en que en esa instancia (la Corte de Apelaciones) vamos a ganar, pero no sabemos cuándo” dijo a la prensa Denni Hranitzky, del bufete Cleary, Gottlieb, Steen and Hamilton.

Sin embargo, el letrado aclaró que “la Corte se puede tomar dos o tres días, una semana o un mes”, ya que no tiene fijado un período definido para emitir su fallo.

El ministro de Economía, Roberto Lavagna, tomó con cautela la decisión del juez Griesa, quien avaló la posición argentina y destrabó inicialmente el embargo, pero decidió elevar a la Cámara una determinación final, lo que volvió a trabar el canje.

Al mantenerse el embargo hasta que se pronuncie la Corte de Apelaciones, el planteo del fondo buitre Elliot bloqueó la posibilidad que se entreguen este viernes los nuevos bonos a quienes ingresaron al canje, pero un fallo favorable antes de ese día permitiría que la operación se desarrolle con normalidad.

Además de la entrega de los nuevos papeles, el Gobierno tenía previsto pagar el viernes -con fondos de la Tesorería en el Banco Central- un total de 561 millones de dó

lares por los dos primeros cupones de los títulos que recibirán quienes aceptaron el canje.

Ayer Guillermo Gleyzer, abogado de bonistas de la deuda que no ingresaron al canje, aseguró que el ministro de Economía, Roberto Lavagna, “amenazó” al juez estadounidense Thomas Griesa con patear el tablero y suspender el canje de la deuda si el magistrado no levantaba el embargo sobre los bonos que están depositados en el Bank of New York.

Asimismo, Gleyzer afirmó que el embargo “no impide” que el viernes el gobierno argentino pueda comenzar a emitir los nuevos papeles. “No es que no puedan seguir con el canje.

El juez (Griesa) le ofreció a la Argentina sacar los papeles embargados del Bank of New York a cambio de una fianza de 1.000 millones de dólares, pero la Argentina no aceptó”, indicó Gleyzer.

Al respecto, puso de relieve que “el ministro de Economía amenazó con que si había un embargo sobre los bonos viejos, pateaba el tablero y no daba los títulos nuevos al 76 por ciento que entró al canje”.

(Télam/DyN)

Sancionan a siete banqueros italianos

El Banco Central de Italia aplicó sanciones por un total de 362.300 euros a siete banqueros de ese país que tuvieron responsabilidad durante el proceso de colocación de bonos argentinos que cayeron en default a fines de 2001.

Si bien no trascendió el monto que deberá pagar cada uno de los banqueros, los funcionarios sancionados tuvieron activa participación en la colocación de bonos argentinos cuyos prospectos indicaban que eran de alto riesgo y estaban orientados a inversores calificados para el análisis de riesgo, aseguraron ayer fuentes gubernamentales.

Los siete directivos sancionados ocupan distintos cargos en la banca italiana y, además, forman parte del consejo directivo y del comité ejecutivo de la Asociación de Bancos de Italia.

Los banqueros sancionados por el Banco Central de Italia son Carlos Salvatori, Roberto Brambilla, Beniamino Anselmi, Tommaso Cartone, Giampio Brachhi, Giovanni Bazoli y Corrado Passera.

Salvatori, Brambilla, Anselmi, Cartone y Bracchi son miembros del consejo directivo de la Asociación de Bancos de Italia (ABI), mientras que Bazoli y Passera integran el comité ejecutivo de esa entidad.

En la actualidad Salvatori es presidente de Unicredito Italiano, Brambilla está al frente de la Cassa di Risparmio Biella e Vercelli, mientras que Anselmi es administrador delegado del Banco di Sicilia. Por su parte, Cartone es titular de la Banca Antoniana Pop Veneta, Bracchi es vicepresidente de Banca Intesa, Bazoli es presidente de Banca Intesa, y Passera es CEO y Administrador Delegado de Banca Intesa.

En cuanto a la responsabilidad que cada uno de estos banqueros durante el proceso de colocación de bonos argentinos, Salvatori fue vicepresidente de los bancos Cariplo, Ambroveneta y Comit en el período comprendido entre el 1 de enero de 1999 y el 14 de diciembre de 2000. Brambilla, entre el 1 de diciembre de 1999 y el 31 de diciembre del 2000 fue director general de Banca Cariplo, en tanto Beniamino Anselmi fue consejero de la Banca Ambroveneto entre el 10 de diciembre de 1999 y el 31 de diciembre del mismo año. (Télam)


Comentarios


Esperan que nuevo fallo en EE. UU. destrabe el canje