ETA ultima a policía en atentado

Un coche bomba estalló en Hernani. Hay varios detenidos y actos de repudio

BILBAO- La organización independentista ETA dio ayer un nuevo golpe, al asesinar a un agente de la policía autónoma vasca (Ertzaintza), luego de la explosión de un coche-bomba en la localidad guipuzcoana de Hernani en horas de la madrugada.

Las fuerzas de seguridad informaron que el agente Iñaki Totorika Vega, de 25 años, murió cuando estalló un automóvil detenido en el medio de la calzada que intentó mover, después de que grupos juveniles radicalizados provocaran incidentes callejeros.

Con este asciende a 27 el número de muertos desde que el grupo independentista puso fin a la tregua armada de 14 meses, en diciembre de 1999.

Al mismo tiempo, el Ministerio de Interior del País Vasco informó que horas después del atentado detuvo a tres supuestos miembros de ETA vinculados con la acción terrorista.

El responsable de Interior del Gobierno regional vasco, Javier Balza, señaló además que dos de los detenidos serían miembros del Comando Donosti de ETA, uno de los más activos en los últimos meses.

Este mediodía se celebraron distintas concentraciones silenciosas ante sedes institucionales de toda España en repulsa de la lucha armada que libra el grupo independentista vasco.

Por otra parte, autoridades francesas informaron que el etarra Gregorio Vicario Setién, detenido ayer luego de que el grupo armado robara 1,6 toneladas de explosivos de un depósito en las afueras de Grenoble, Francia, fue reconocido por testigos como uno de los que participaron del atraco.

Los informantes franceses señalaron que prosiguen la intensa búsqueda del resto del grupo y del material explosivo.

Fuentes oficiales confirmaron que la policía mantendrá «todo el tiempo que haga falta» el fuerte despliegue policial que puso en marcha luego del robo, tanto en el sudeste de Francia como en el sudoeste, limítrofe con España.

Vicario Setién, de 42 años, fue detenido en la madrugada del jueves, pocas horas después del robo, cuando trató de eludir un control policial en Annonay, Ardeche.

Según señalaron fuentes de la investigación, el etarra fue reconocido por un testigo como el hombre que, disfrazado de ciclista y a cara descubierta, se había presentado el miércoles poco antes de las siete de la tarde en la casa del responsable del depósito de explosivos, Bertrand Noré, en Veurey, a las afueras de Grenoble.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora