Exclusividad y contratiempos



Ayer se conoció que la Procuración General del Poder Judicial dispuso la dedicación exclusiva de la fiscal Ana Benito a la investigación del asesinato de Edmundo Espeche, aunque no se informó oficialmente por cuánto tiempo. De inmediato numerosos expedientes que están en trámite en la fiscalía Nº 2 de Roca se distribuyeron entre los demás agentes del Ministerio Público Fiscal de la ciudad y se relevó a la funcionaria de intervenir en juicios orales que estaban agendados para las próximas semanas. También se le quitó a Benito el turno que le correspondía asumir dentro de pocos días, por lo que otros dos fiscales se repartirán la tarea de recepcionar y efectivizar las diligencias urgentes de las denuncias que vayan ingresando. La medida refuerza la investigación del resonante crimen pero genera contratiempos y posibles demoras en otras causas. En Roca hay una UFAP y cinco fiscalías, de las cuales una está vacante. Estaba siendo subrogada por el exfiscal de Allen, Ricardo Romero, pero el funcionario está en uso de licencia médica prolongada. De los cinco fiscales en funciones una está asignada con exclusividad al caso “Sansuerro – Iturburu” y ahora Benito se aparta de las tramitaciones cotidianas. De los tres restantes una debe atender principalmente a la UFAP y entre todos deben subrogar en los turnos y expedientes de la fiscalía de Allen, la fiscalía 4 (vacante) y la Fiscalía de Cámara 2 (también vacante), además de las oficinas de las dos fiscales asignadas a casos específicos.


Comentarios


Exclusividad y contratiempos