Exigen verdad y justicia por Atahualpa en Viedma



Se cumplen cinco años del crimen

VIEDMA (AV).- Familiares y amigos de Atahualpa Martínez Vinaya, marcharán el sábado “para exigir verdad y justicia” al cumplirse ese día cinco años del homicidio del joven que en el 2008 tenía 18 años. “En un año en el que iremos a juicio por las tres detenciones realizadas por el juez (Carlos) Reussi necesitamos reclamar la verdad, que nos digan cómo lo mataron, cómo lo sacaron de Miloca (el pub en el que fue visto por última vez), cómo lo trasladaron al lugar donde fue abandonado, dónde está el arma, como también por qué lo asesinaron, pero lo más importante, cómo hicieron los actuales detenidos para dilatar cuatro años su detención”, expresan los familiares que convocan a la marcha a través de las redes sociales. El viernes, con la presencia de una importante cantidad de Madres y Padres del Dolor de Río Negro y de diferentes ciudades del país, se desarrollarán en la Casona de la Memoria Bachi Chironi una conferencia de prensa con los referentes nacionales que llegarán para la ocasión. Estará además la nieta recuperada y militante del partido Kolina Victoria Montenegro, quien acompañará a Julieta Vinaya, madre de Atahualpa en estas circunstancias. El sábado a las 10, desde el CEM 18 al que concurría el joven partirá la marcha que llegará hasta la sede judicial y la plaza San Martín. Cabe recordar que por el homicidio del estudiante, ocurrido el 15 de junio de 2008, procesaron en septiembre del año pasado a tres de las cuatro personas que habían sido detenidas poco tiempo antes. Se trata de Melisa Belén Barrientos, Felipe Eriberto Carrasco y Carlos Rodrigo Morales Toledo. Los dos últimos permanecen en la Alcaidía, mientras que la mujer goza de prisión domiciliaria. Atahualpa fue asesinado entre 4:30 y las 9, en circunstancias de modo y lugar aún no esclarecidos, con un disparo de arma de fuego presumiblemente calibre 22. Según la autopsia practicada por el Cuerpo Médico Forense la víctima sufrió “lesión vital por herida contusa por arma de fuego, de forma redondeada, localizada en región axilar posterior izquierda sin orificio de salida que le perforó pulmón (lóbulo superior) atravesando el tórax, efectuado a una distancia estimada entre la boca del arma y el plano del cuerpo mayor a 50 centímetros”. Esa lesión le provocó al desafortunado joven “una hemorragia con shock hipovolémico y la muerte”.


Comentarios


Exigen verdad y justicia por Atahualpa en Viedma