Familiares de Acro celebran la detención de Luna en Italia

El abogado de la familia, Aníbal Mathis, dijo que espera que sea condenado a cadena perpetua por ser el autor material del crimen

El abogado de la familia Gonzalo Acro, Aníbal Mathis, celebró la detención en Italia del barra brava de River Plate Ariel Luna y dijo que espera que sea condenado a cadena perpetua por ser el autor material del crimen.

«La detención de Luna es importante porque se trata del autor material de la muerte de Acro a quien le pegó tres tiros. Es un terrible regocijo saber que está detenido y confío que va a recibir cadena perpetua», le dijo Mathis a DyN.

Mathis sostuvo que ahora la causa tiene sólo dos barras prófugos: Matías «Kevin» Kraft y Rubén «Oveja» Pintos. «En cualquier momento caen porque la policía los tiene cercados», consideró.

El abogado afirmó que entre la prueba que hay en la causa que lleva el juez de instrucción Luis Rodríguez está la declaración del barra Osvaldo Matera, que también fue herido de bala, que estaba junto a Acro, también perteneciente a la barra de River, cuando lo atacaron el 7 de agosto del año pasado.

Luna había presentado un video en la Justicia en la que dijo que mató a Acro en defensa propia y en el que también deslindó de responsabilidades en el hecho a los cinco barras detenidos que tiene la causa.

Al respecto, Mathis dijo que «alguien del entorno le dio plata a Luna para desincriminar a las personas detenidas». «Estamos tranquilos porque está preso y sabemos que en el algún lo vamos a condenar», dijo sobre la detención de Luna hoy en Italia por parte de Interpol.

Por el homicidio de Acro están detenidos y a la espera del juicio oral los hermanos Alan y William Schlenker, jefes de una fracción de «Los borrachos del tablón», la barra brava de River, junto a Sergio «Pelado» Piñeyro, Pablo «Cuca» Girón y Martín «Pluto» Lococo.

Acro formaba parte del grupo de la barra que lideraba Adrián Rousseau, enfrentado a los Schlenker, y su muerte se dio en el marco de las internas de ambos sectores.

Acro fue atacado el 7 de agosto del 2007 a tiros cuando salía de un gimnasio ubicado en Cullen y Bauness, en el barrio porteño de Villa Urquiza, dos de los cuales le atravesaron el cerebro, los que le provocaron la muerte dos días después mientras estaba internado en el Hospital Pirovano. 

DYN


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios