Francia se prepara para un caótico paro nacional

Mantienen el reclamo contra la ley de Empleo.

PARIS- Un paro nacional está anunciado en Francia para mañana, un nuevo capítulo de protesta sindical y juvenil contra la polémica reforma laboral propuesta por el gobierno, jornada que promete interrupciones del transporte aéreo y ferrocarriles, y retrasos en el metro de París y otras provincias.

Unas 200 demostraciones están convocadas alrededor del país, y en la capital de espera la mayor. Sería la sexta que se desarrolla en París en las últimas dos semanas, algunas de las cuales han evolucionado con violencia, con enfrentamientos entre jóvenes lanzando botellas a la policía, y ésta respondiendo con gas lacrimógeno.

La mayoría de los sindicatos de la aerolínea Air France tomarán parte en el paro. Las autoridades francesas de aviación civil indicaron que probablemente algunos vuelos serán cancelados, pero el número exacto aún no se conoce. A los pasajeros se les ha sugerido que contacten directamente a las aerolíneas.

En París se espera que uno de los dos trenes subterráneos se mantenga activo, mientras se han anunciado grandes interrupciones en las líneas suburbanas RER, confirmó la Red Autónoma de Transporte Parisiense.

Hospitales, oficinas de correo y la mayoría de las oficinas públicas estarán afectadas por las protestas contra la reforma laboral, que facilitaría el despido de empleados menores de 26 años durante los dos primeros años de contratación.

Muchas universidades y liceos ya se encuentran paralizados, y más instituciones educativas estarán cerradas el martes debido a la huelga de maestros.

La mayor asociación francesa de padres ha pedido mantener a los hijos en casa. El gobierno alega que la nueva ley estimularía a los empresarios a contratar trabajadores jóvenes, al estar exentos de protecciones laborales que dificultaban su despido.

Al final del sábado, el presidente Jacques Chirac reunió en su oficina a varios miembros del gabinete, incluido el primer ministro Dominique de Villepin, para hablar sobre la polémica ley.

Horas antes las principales asociaciones estudiantiles habían desairado una invitación a diálogo de parte de Villepin.

La mayoría de los participantes en las protestas son universitarios de clase media y líderes sindicales, pero jóvenes de suburbios pobres se han unido recientemente.

«Aún no alcanzamos el punt culminante de la protesta. Este martes puede suponer un cambio radical», declaró al dominical Journal du Dimanche Bernard Thibault, uno de los principales líderes sindicales franceses. «Actualmente, los llamamientos a la huelga superan el nivel que alcanzó en 2003 el conflicto sobre las pensiones», afirmó.

Los enfrentamientos y la violencia que caracterizaron las marchas de los últimos días preocupan tanto a las autoridades como a los responsables sindicales y estudiantiles.

Thibault expresó así su deseo de que la policía «se concentre en su papel, pero fuera» de las manifestaciones. «Por nuestra parte, debemos hacer que las marchas sindicales no se vean alejadas de su objetivo», agregó el líder sindical.

Un 66% de franceses están a favor de la retirada del controvertido contrato, según un sondeo publicado el viernes, mientras que el primer ministro sigue firme en su decisión de aceptar sólo algunas modificaciones al mismo.

Villepin declaró el sábado, tras una reunión con dos asociaciones estudiantiles conservadoras, su voluntad de encontrar, «rápidamente», una solución «dialogada» y responder » a las dos principales preocupaciones de los jóvenes»: el período de prueba y la falta de justificación para el despido. (AP/AFP)


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios