Fuerte ofensiva para destituir a Pou del Banco Central

Acordaron en el Senado un mecanismo de remoción del banquero. La decisión final será del presidente de la Nación. Los legisladores del PJ y la Alianza le cuestionan el intento de privatizar el banco y la falta de apoyo a los pymes.



BUENOS AIRES (DyN).- Senadores del justicialismo y de la Alianza redoblaron ayer su fuerte ofensiva contra el presidente del Banco Central, Pedro Pou, al aprobar en las comisiones de Economía y de Presupuesto un dictamen que pone en funcionamiento un mecanismo de "remoción" del banquero.

El dictamen, que fue aprobado con la firma de diez justicialistas y cuatro radicales, propone la integración de una comisión parlamentaria prevista en el artículo noveno de la Carta Orgánica del Banco Central "a efectos de que en caso que esta así lo considere, proceda a recomendar al Poder Ejecutivo Nacional la remoción del presidente de dicha entidad, Pedro Pou".

Una buena porción de los legisladores cuestionan a Pou porque consideran "inadmisible" el proceso de "exagerada extranjerización de la banca", el "intento de privatizar el Banco Nación" y "la falta de apoyo a las pymes" pese a "sostener un sobreencaje de 20.000 millones de pesos que no sirve más que para mantener tranquilo a los mercados".

La decisión final sobre la continuidad de Pou -quien tiene mandato hasta el 2004- recae sobre el presidente de la Nación, con lo cual dicha comisión sólo tiene facultad para recomendar su destitución por los cargos de "mala conducta" o "incumplimiento de los deberes de funcionario público".

La dura puja que mantienen desde hace tiempo el banquero y los legisladores se agravó en los últimos dos meses a partir de la intención de Pou de designar a dos personas de su estrecha confianza para cubrir lugares vacantes en el directorio de la entidad, pero los senadores que integran la comisión de Acuerdos se negaron a aprobar sus pliegos y proponen para uno de esos asientos a un hombre sugerido por ellos.

Hace dos semanas rechazaron por falta de antecedentes el pliego de Roxana Matías Gago y dejaron en suspenso el de Guillermo Lesniewer, los nombres propuestos por Pou, y deslizaron como alternativa la designación de José Barone.

En consecuencia, el presidente Menem firmó ayer un decreto por el que se facultó a sí mismo para nombrar a los directores del Banco Central como un modo de saltear al Congreso y eludir las resistencias que allí cosecha Pou.

Por eso ayer los senadores buscaron poner en práctica un proyecto de resolución presentado en junio pasado por el radical Alcides López, en el cual se solicita que se convoque a esa comisión prevista en la Carta Orgánica del Banco Central.

Ese cuerpo deberá estar compuesto por los presidentes de la comisiones de Economía y de Presupuesto y Hacienda de ambas cámaras legislativas (López y Carlos Verna, en el Senado; y Manuel Martínez y Oscar Lamberto, en Diputados) y por el presidente del Senado.

Quieren acortar el mandato

En forma paralela a la ofensiva contra el presidente del Banco Central, Pedro Pou, los senadores Branda y Verna presentaron ayer un proyecto de ley en el cual se propone el acortamiento, de seis a cuatro años, de los mandatos del presidente, vicepresidente y directores del Banco Central.

Además, en un artículo de validez transitoria, impulsa que los mandatos de toda la cúpula de la entidad "caduquen a los 60 días de entrada en vigencia de la presente ley".

La argumentación que exponen los senadores es que la duración de los mandatos de las autoridades del Banco "debe guardar estrecha relación" con la de las del Poder Ejecutivo, tal como consta en la reforma de la Constitución Nacional. (DyN)


Comentarios


Fuerte ofensiva para destituir a Pou del Banco Central