Gendarmería hace 500 peritajes por año

El 80% es por drogas. Falsificaciones de documentos, huellas, rastros y atentados con explosivos son otros de los rubros que cubren los especialistas de la fuerza, en Neuquén.



1
#

Alto profesionalismo y tecnología de última generación. El sustento científico de una prueba puede ser determinante para definir una investigación.

2
#

Leonardo Petricio

NEUQUÉN (AN) - A la vanguardia tecnológica la Agrupación XI de Gendarmería Nacional realiza por año unos 500 peritajes de los cuales el 80% son por drogas.

El resto de los estudios incluye verificación de documentos, pruebas caligráficas, huellas y rastros.

El alto grado de profesionalismo y técnico que tiene la fuerza nacional, motiva que la justicia recurra en forma frecuente a su equipo de peritos, para certificar distintos elementos de juicio que pueden traer luz a las distintas causas en proceso de investigación.

El gobierno provincial y la justicia neuquina, precisamente, los convocaron para investigar y determinar qué sustancias explosivas se utilizaron en el atentado a la empresa aérea Lan, perpetrado en la madrugada del pasado martes en pleno centro de esta ciudad.

“Gendarmería está en condiciones de realizar cualquier tipo de pericias, inclusive aquellas que no se pudieran por la ausencia aquí de algún instrumental. Los elementos de juicio los llevamos al laboratorio central de Buenos Aires, pero siempre brindamos una respuesta”, explicó Gustavo Ramírez, jefe de la división de policía científica de la fuerza.

Aclaró que “cada vez que se solicita una pericia iniciamos una investigación en la que no buscamos culpables, sino determinar científicamente lo sucedido, al igual que las sustancias utilizadas”.

“En general hacemos unos 500 peritajes por año de los cuales las drogas de abuso demandan un 80%. De ese total el 99% son marihuana y cocaína”, aseveró el jefe de los peritos.

La experiencia en el estudio de drogas les permite saber que “el principio activo siempre es muchísimo menor al de la sustancia incautada”, sintetizó el gendarme.

En el caso de la cocaína la sustancia activa, que sería el porcentaje de droga pura, no llega al 10%.

El resto son componentes para estirar tales como talco, yeso, psicotrópico y el polvo de los tubos fluorescentes. Así en una tiza, que son 10 gramos de cocaína, tan sólo hay un gramo de sustancia pura.

En el caso de la marihuana, que en su mayoría llega de países vecinos como Paraguay y Bolivia, el porcentaje de principio activo, el tetrahidrocaraminol (THC), es del 1,5% en promedio.

Para establecer este porcentaje, se explicó, los expertos se valen del cromatógrafo de fase gaseosa, único en la región, que es un instrumental sofisticado en el cual se introduce una muestra patrón por el cual se pude establecer la cantidad de sustancia activa mediante una reacción química, seguida de una extrapolación matemática.

Entre otros estudios que son bastante frecuentes está el análisis de documentos a solicitud de la Justicia.

“Hay mucha demanda de pruebas caligráficas por falsificaciones de firmas, escrituras y formularios 08 o 12”, detalló Ramírez, quien admitió que la defraudación con este tipo de documentos es importante en la región. Se trata de tramitación de vehículos.

En el caso de los automotores se utiliza un método denominado revenido químico, por el cual se pude determinar el número de chasis y motor cuando estos han sido limados.

“Dependiendo de las condiciones en las que fue estampado el número se puede traer a la superficie por medio de un tratamiento con agentes químicos que son muy abrasivos y cáusticos. Así logramos hacer reaparecer la numeración original”, detalló el perito.

Añadió que la misma técnica se utiliza para el caso de las armas.

Leonardo Petricio

En el lugar del hecho, con la mayor premura. El equipo móvil es otra herramienta distintiva.


Comentarios


Gendarmería hace 500 peritajes por año