Reactivan la construcción de casi 900 casas

Son viviendas de distintos planes que estaban en curso desde la gestión anterior y fueron paralizados. Ratificaron a las mismas empresas y a los adjudicatarios.

Reactivan la construcción de casi 900 casas

Los planes de viviendas sociales de 375 y 495 casas en la zona este y El Frutillar se reactivarán en el corto plazo, luego de que los gobiernos nacional, provincial y municipal acordaran la reactivación de las obras que estaban paralizadas pero con un cambio en la administración.

En total son 870 viviendas de distintos planes sociales que estaban en ejecución, en algunos casos muy avanzados y otros poco. El Instituto de Planificación y Promoción de la Vivienda (IPPV) será el encargado de administrar la obra a partir de ahora, según confirmó a “DeBariloche” Jorge Barragán, interventor del organismo.

El jefe de Gabinete, Pablo Chamatrópulos, explicó a “DeBariloche” que desde el inicio de la gestión de trabajó en pos de recuperar estos planes habitacionales que comenzaron en la gestión anterior y que por objeciones de la nueva administración nacional se habían paralizado. “Objetivamente estuvo en riesgo la continuidad y la gestión estuvo enfocada para llevar la convicción a las autoridades nacionales de la importancia de dar continuidad a estas obras”, afirmó el funcionario.

Para que esto suceda, el municipio tuvo que rescindir el contrato firmado con Nación que administraba los planes y aportaba los fondos y la provincia sancionó una ley para que el IPPV tome la administración de las obras. Ambos pasos ya fueron cumplimentados y ahora resta la reactivación de las obras.

Chamatrópulos confirmó que los dos planes y otras viviendas que estaban en estas condiciones, se van a ejecutar con las empresas que fueron adjudicadas de realizar la obra, en el caso de los planes grandes Oriente y Alusa, y que Nación y provincia revieron los costos y readecuaron el presupuesto.

Además confirmó que todos los adjudicatarios de las viviendas seguirán en las mismas condiciones. Algunas de estas viviendas fueron adjudicadas a través de cupos con gremios y otras a cooperativas.

El jefe de Gabinete no precisó cuándo se retomarán las obras pero dijo que “ya está en una etapa de concreción, de materialización, sería irresponsable dar un plazo”.

Los planes habitaciones son las 375 casas ubicadas en las 35 hectáreas, conocidas como Altos del Este, que según el municipio está ejecutado en un 85%. También se reactivarán las 495 viviendas que sólo cuentan con un 15% de ejecución y están repartidas entre las 35 hectáreas y un predio de 26,5 hectáreas en el barrio El Frutillar.


Los planes habitacionales paralizados volverán a tener actividad. Hay dos programas de 870 unidades para reiniciarse.

Gennuso firma y se reactivan las viviendas

El intendente Gustavo Gennuso anunció que Bariloche firmará el convenio para rescindir el contrato con el gobierno nacional en relación a la ejecución de las viviendas correspondientes al plan Techo Digno, puesto en marcha durante la gestión anterior.

“El convenio estaba firmado directamente entre el gobierno nacional y los municipios pero como el gobierno actual quiere deslindar responsabilidades por las obras que no se terminaron, se hizo un nuevo acuerdo con las provincias para que el IPPV se haga cargo de los trabajos que faltan, con fondos nacionales. Está la decisión política para que las viviendas se hagan”, explicó Gennuso.

En el caso de Bariloche, son 870 viviendas. El plan de las 375 viviendas, ubicadas en las 35 hectáreas, conocidas como Altos del Este, está ejecutado en un 85%. En cambio, las 495 viviendas sólo cuentan con un 15% de ejecución. Unas 120 viviendas de este último plan están previstas también en las 35 hectáreas, y el resto, en las 26,5 hectáreas del barrio El Frutillar. Gennuso explicó que el año pasado, el gobierno nacional depositó 248 millones de pesos “para culminar las obras”.

“Sin embargo, esos eran los valores de las viviendas del año 2013. Ahora, lo que se hizo fue calcular el porcentaje de las obras que restan a los valores reales. Las casas fueron valuadas en 900 mil pesos. El viernes en la Legislatura se votó una ley que habilita a la provincia a continuar las obras con las mismas empresas que en el caso de Bariloche, son Oriente y Alusa”, añadió.

De dos fuentes diferentes, “Río Negro” pudo saber que la gestión anterior recibió entre 45 y 50 millones para financiar la construcción de viviendas y que fueron utilizados para gastos corrientes.

“Estamos evaluando, haciendo un balance y cuando firmemos el convenio, haremos el descargo correspondiente y Nación hará lo que tenga que hacer. Calculamos que este mes podrían retomarse las obras porque la idea era desembolsar los fondos rápidamente”, aseguró Gennuso.

El acuerdo del municipio y Nación establece que si “existen diferencias entre el porcentaje financiero transferido a el municipio en función a certificaciones de obra emitidas y los avances físicos reales verificados en las obras, el municipio transferirá en carácter de reintegro los importes correspondientes”.

“En caso de no ser posible el mencionado reintegro, queda a cargo de el municipio iniciar y proseguir las acciones administrativas y judiciales que pudieran corresponder para determinar la atribución de responsabilidades en un plazo no mayor a 30 días corridos”, añade el documento.

No sería el caso de Bariloche porque aquí el dinero se usó para salarios y otros gastos, no a pagar certificaciones de trabajos no realizados.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora