Habrá radares en el Metrobús para desalentar a los más irresponsables

En una primera etapa no se aplicarán multas sino que serán advertencias a los conductores que utilizan algunos tramos como pista de carreras. Hay imprudencias de toda clase: además del exceso de velocidad, se detectaron maniobras antirreglamentarias de cambio de carril.



La obra mejoró el flujo vehicular de algunos ramales de colectivos pero trajo "daños colaterales" que el municipio intenta aliviar. (Foto: Florencia Salto)

La obra mejoró el flujo vehicular de algunos ramales de colectivos pero trajo "daños colaterales" que el municipio intenta aliviar. (Foto: Florencia Salto)

El municipio subirá al Metrobús los radares que fueron solicitados para multar el exceso de velocidad en las rutas.

“Les informaremos a los conductores que vienen a una velocidad superior a la permitida”, dijo el subsecretario de Transporte y Tránsito de la comuna, Fernando Palladino.

Los automovilistas aprovechan la “vía franca” en sectores habilitados por el semáforo o la falta de circulación, y superan ampliamente los 40 kilómetros por hora de máxima que están permitidos en zona urbana.

“Hasta ahora los accidentes que se produjeron en Casilda o en Collón Cura no han sido por el Metrobús” sino por imprudencia en el manejo, dijo el funcionario.

Sin embargo, el accidente fatal que se produjo en otro punto de la ciudad por hacer piruetas a alta velocidad en una moto, motivó a los funcionarios a desplazar la tecnología que estaba reservada para la ruta, hacia el Metrobús.

Hasta ahora los controles de radar sobre la Ruta 22 estaban suspendidos, en tanto los que fueron anunciados sobre la Ruta 7 nunca se llevaron a cabo.

Ahora la ruta provincial o avenida urbana Raúl Alfonsín está cortada a la altura de la ex rotonda Horacio Forni, por la obra del acceso norte.

A casi un mes de la habilitación del carril exclusivo para el transporte urbano (el 28 de marzo), Palladino consideró que se logró reducir a más de la mitad el tiempo de demora de los 4 ramales que lo utilizan.

Algunos usuarios indican que en el caso de ciertos ramales, como el 12, demoran hasta 10 minutos menos en llegar desde el oeste hasta el centro, de lunes a viernes por la mañana.

No así de otros, como el 14. Según Palladino, se decidió diversificar este recorrido con la anuencia de los padres de la EPET 17 “para dar respuestas a planteos que hacían los vecinos” respecto a la cercanía del trayecto nuevo con el establecimiento.

No estamos generando multas porque lo que buscamos es el control: les informamos a quienes vienen a más de 40 kilómetros , que es la velocidad máxima permitida en las calles de la ciudad".

Fernando Palladino, subsecretario de Transporte y Tránsito.

Debido a que la habilitación del Metrobús fue parcial, sólo transitan por la vía exclusiva para el transporte urbano los ramales 12, 13, 14 y 516. Los colectivos llegan desde el extremo oeste hasta Collón Cura y desde allí desvían hasta Belgrano para ir al microcentro.

Supuestamente en “mayo o junio” estará finalizado el otro 60 por ciento del trazado total del carril, desde Novella hasta Ruta 7.

La zona que está aún en obra presenta vías descalzadas, sectores con restos de cemento o concreto como en una demolición, desbordes de agua o cloacas y cruces a medio hacer de servicios soterrados, inclusive en carpetas de hormigón que fueron terminadas en el verano.

El cruce indebido de vecinos por vías que no son las peatonales fue una de las mayores preocupaciones de los funcionarios en estas cuatro semanas de habilitación.

La falta de terminación y la liberación del tránsito en zona de obra del Metrobús es otro de los problemas para la fluidez de los vehículos en la zona.

“El tránsito fluye bien, estamos con los controles, el radar y los inspectores”, dijo Palladino.

Sin embargo, a lo largo de los más de seis kilómetros del los carriles exclusivos -los que están habilitados y los aún en obra- la falta de controles se observa en los conductores que sin ningún tipo de inhibiciones, toman por la vía contraria porque saben que no se usa, o se cruzan al carril prohibido para girar a la izquierda, una maniobra antirreglamentaria que viene con el sistema de Metrobús y que muchos conductores no están dispuestos a respetar.

La mayor circulación

60%
del flujo de personas que se movilizan por la ciudad se concentra en el corredor que se eligió para hacer el Metrobús.

La imprudencia de conductores sobre el Metrobús en la zona que está en obra es importante. Con tantos “frentes de obra” y el desvío por el acceso norte, los inspectores no dan abasto para controlar el tránsito y frenar conductas prohibidas.

Hay inspectores en la zona del Acceso Norte, sobre la ruta 7 para el cruce al centro y en Alta Barda por los desvío, además del Metrobús.

El comercio también se queja: dice que bajan las ventas

La cámara de comercio Acipan reclamó al municipio que solucione los problemas que la obra del Metrobús le ocasionó a los negocios de la zona.

Su presidente, Daniel González, afirmó que los comerciantes del oeste han sufrido pérdidas en su facturación de entre un 40% y un 80% por el tiempo en que la calle estuvo cortada y por las dificultades que tienen ahora debido a la prohibición de estacionar.

La cámara solicitó que se hagan dársenas para carga y descarga de mercadería, que se habiliten lugares para estacionar y que se instalen reductores de velocidad para ralentizar el tránsito. También plantearon el problema que la obra significa para los peatones, quienes en algunos sectores deben caminar hasta cinco cuadras para cruzar la calle.

“Esperamos que el municipio no tire la pelota afuera y pueda dar solución a un problema que ellos mismos generaron. En momentos de crisis, no podemos darnos el lujo de contribuir al cierre de más comercios”, reclamó González.

La imprudencia de los conductores es una de la preocupaciones de la municipalidad. (Foto: Florencia Salto)

Prohibido

La imprudencia de conductores sobre el Metrobús sin finalizar es importante. Con tantos “frentes de obra” y el desvío por el acceso norte, los inspectores no dan abasto para controlar el tránsito y frenar conductas prohibidas.

Mientras algunos conductores adoptan la vía exclusiva de colectivos -sorteando pedazos de cemento y cintas de seguridad- porque aún no circula el transporte urbano por allí, otros no dudan en circular en contramano por la zona no habilitada para evitar hacer una vuelta a la manzana (como se observa en la foto), porque está prohibido girar a la izquierda.

Con 48 inspectores no podemos estar atrás de la conducta de las más de 120.000 familias que hay en la ciudad".

Horacio Quiroga, intendente de la ciudad.

Comentarios


Habrá radares en el Metrobús para desalentar a los más irresponsables