Halló a su madre y a su hermano después de 65 años

Su papá lo alejó de su mamá y su hermano cuando él tenía tres años. Después de muchas búsquedas frustradas, lograron contactarse casi por casualidad. Ahora preparan el encuentro.

CATRIEL (ACA).- Dicen que un destino, por largo y complicado que sea se resume en un solo instante, el instante en que un hombre sabe para siempre quién es. Roberto Armando Zapata tardó 65 años en encontrarse finalmente cara a cara con su destino y saber para siempre quién era. Ese día que resume la búsqueda de años fue el 5 de mayo, pero aún falta el otro día, el día que cierra un paréntesis que se abrió en Córdoba hace más de seis décadas, el encuentro con su madre a quien había buscado desde toda la vida.

La historia comienza cuando por razones secretas, su padre decide raptarlo cuando apenas tenía 3 años y dejar con su mamá, una adolescente de 18, a su hermano menor que apenas caminaba.

Mientras habla, a Roberto Zapata se le trasluce una ansiedad y alegría en la voz. «Estoy en Catriel desde hace 25 años, nací en Córdoba capital, de ahí mi padre me sacó del lado de mi madre y me llevó a Mendoza, nunca supe por qué se fue y por qué no nos llevó a mí y a mi hermano. Eso nunca me lo dijo, esas cosas no se hablaban en casa y uno no se atrevía a preguntar».

«Lo poco que sabemos»,-interviene su esposa Adelina- «nos lo contó la mamá de crianza, por ella supimos que su mamá se llama Haydeé y le pusimos ese nombre a nuestra hija mayor».

El padre de Roberto formó una nueva familia en la que él se insertó y tuvo un hermano que hoy vive en el sur de Mendoza.

La búsqueda constante comenzó hace unos 15 años » yo siempre quería hacerlo, a veces las posibilidades, a veces la misma juventud, uno le resta un poco de importancia a esas cosas, ahora con los hijos grandes ellos también empujaron para seguir buscando», comenta Roberto. Después relata algunas de las tantas peripecias que vivió tratando de encontrar a su madre, siempre orientada hacia Córdoba «buscamos muchísimo, en la capital de Córdoba, en el Registro Civil, en el Registro de las Personas, las radios, la buscamos en La Pampa, en La Rioja, fuimos al programa «Gente que busca gente» y tampoco pasó nada».

Pero la historia cambió bruscamente y así lo cuenta emocionado Roberto: «después de buscar tanto, de haber andado tanto, el domingo voy a Mendoza y pasamos por la casa de mi hermano y me dicen que hacía dos horas habían llamado de Córdoba un señor que preguntó si conocían a Ramón Armando Zapata, le dijeron que sí, entonces él dijo que era mi hermano».

¿Qué pasó después?

«Ahí se armó la gran bola de nieve. Yo estaba desesperado, iba a un locutorio, mi hijo llamaba por su celular y nada; hasta que por fin di con él. Hablamos por primera vez en la vida, bueno no hablamos casi nada, estuvimos 20 minutos llorando».

La frase mágica fue cuando «mi hermano me dijo, «tu mamá está viva»; el mismo día me quería ir por allá. Ahora mi hermano viene para que nos conozcamos y para que preparemos la mejor manera de encontrarme con mi madre que tiene 80 años».

«Nunca es tarde, siempre valdrá la pena»

¿Cambió la vida?

«Claro que sí, el lunes, cuando llegué a casa, prácticamente no dormí, y salí a la vereda y quería contárselo a todo el que veía, tenía unas ganas de pararme en la calle y gritarlo. Le doy gracias a la vida por esto de haber encontrado a mi madre y saber que está bien de salud. Ahora mis hijos andan desesperados por ir a conocer su propia abuela. Yo me contengo no sé, por ahí hay momentos que me da tanta alegría, hay momentos que me da mucha tristeza».

Roberto se enteró que su hermano y su mamá Haydée siempre vivieron en Córdoba capital y que su madre apenas producido el rapto vino con su abuela a Mendoza a buscarlo, pero no lo pudieron hallar.

¿Con esto se cierra la historia?

«Siento que todavía no terminó de cerrar hasta que yo no esté con ella y ahí haré de cuenta que voy a comenzar una nueva vida. Yo no puedo llegar a fin de mes sin haber viajado a Córdoba, si espero ahora es por cuidarle la salud a mi madre, cuando hablemos con mi hermano vamos a ver cómo hacemos pero yo quiero estar antes de fin de mes en Córdoba»

¿Por qué se busca?

«Hay algo que uno tiene y que no está completo, es muy necesario saber, saber de dónde vino, se da la posibilidad de abrazarla por primera vez, a veces es un poco difícil de explicar».

Dice que no tiene bronca contra el destino, que es un agradecido de la vida a pesar de todos los porrazos. Señala que antes de fin de mes terminará de llenar un largo vacío de sesenta y cinco años. «Créame, nunca es tarde, siempre valdrá la pena». (N.T.)

Néstor Tkaczek

foto: «Es muy necesario saber de dónde uno vino», asegura Roberto inundado de una enorme alegría.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora