Harán ladrillos ecológicos con tierras empetroladas

Ya hicieron pruebas y sacaron 15.000 unidades.





VIEDMA (AV).- El Consejo Provincial de Ecología y Medio Ambiente (Codema) aprobó la evaluación de impacto ambiental de un proyecto presentado por la empresa Servic destinado a poner en marcha en Catriel, un método de reciclaje de tierras contaminadas por hidrocarburos, mediante la fabricación de ladrillos.

El emprendimiento estará situado en una base de operaciones de la planta de Repsol-YPF en el yacimiento El Medanito, ubicado unos 20 kilómetros al sur de esa localidad ñorteña. Allí, ya se llevó a cabo una prueba piloto que permitió obtener unas 15.000 unidades.

El reciclaje de tierras tendrá por objeto principal desactivar y eliminar residuos petroleros contenidos en barros que no tienen aplicación industrial.

En la actualidad, estos remanentes presentan la particularidad de contaminar suelos y aguas, y de allí la necesidad de la disposición a través de algún proceso que garantice la no afectación del ecosistema.

El antecedente más inmediato fue que el Codema extendió a fines del año pasado una autorización con el fin de llevar a cabo los primeros ensayos para la reconversión de tierras impregnadas.

De acuerdo a las conclusiones a que arribó el organismo ambiental, los ensayos expresaron que la metodología de procesamiento de los barros es apta y no conlleva riesgos ambientales ni toxicológicos.

Los ladrillos fabricados con el apoyo técnico de Servic serán de propiedad de Repsol-YPF, que inicialmente los destinará para obras propias dentro del yacimiento no relacionadas con el hábitat humano, dado que habrá que hacer nuevas pruebas para determinar el potencial uso en la construcción de viviendas, indicaron fuentes del Codema.

En términos generales, el procesamiento consiste en extracción, transporte, descarga y zarandeado del producto conteniendo petróleo o sus derivados. La materia prima se triturará, mezclado con sedimentos arcillosos especiales, agregado de aditivos (como aserrín de madera) hasta su "cocinado". Podrán obtener ladrillos comunes, blockers y losetas aptos para la construcción.

Está previsto que todo el proceso se efectúe en instalaciones adecuadas como galpones de captación de humos y piletas de lavado.

La cocción se realizará mediante el empleo de quemadores a un temperatura de 800 grados centígrados, mientras que los humos originados en la combustión serán absorbidos del local a emplear por medio de extractores y conducidos por cañerías al lavado mediante el empleo de agua. El lavado consistirá en la retención de sólidos y gases contaminantes liberando así humos limpios.

La empresa se comprometió a cumplir la totalidad de las disposiciones y normas vigentes en materia de seguridad y medioambiente. También intentará satisfacer los requerimientos legales exigidos por el Codema y el Departamento Provincial de Aguas (DPA).

Una salida para el problema ambiental

La reducción de áreas contaminadas podría constituirse en una alternativa de solución a los problemas ambientales que tiene la localidad considerada el centro neurálgico de la cuenca hidrocarburífera rionegrina.

Habitualmente, los derrames y contaminación sirvieron para llenar páginas de los diarios y es materia de preocupación en las autoridades.

Los vertidos ilegales crearon una laguna en el basural y hasta el dueño de un campo denunció contaminación, tiempo atrás.

Monitoreo

El DPA viene poniendo particular énfasis en la zona monitoreando el funcionamiento de las empresas, sobre todo en el sistema de inyección, observación de terrenos y napas.

Según Aldo Zizul del Comité de Vigilancia del organismo, en la actualidad no hay vuelcos en superficie y no hay problemas con las piletas.

Hay sitios especiales donde se acopian barros empetrolados, se desarrollan tareas de remediación de suelos y cuando se ensucia un pequeño cañadón se extrae el material destinándolo a sitios especiales.

Al margen de la contaminación, la iniciativa plantea también una posibilidad para una ciudad castigada por la crisis . (AV)

La experiencia norteña

Este innovador sistema de eliminación de suelos impregnados en petróleo y sus derivados tuvo sus primeros resultados exitosos en el marco de un plan de acción lanzado por Refinerías del Norte (Refinor), tomando como materia prima los desechos de la actividad industrial en la destilería de Campo Durán, en Salta.

En un año se produjeron 700.000 ladrillos a partir del barro contaminado entre en un 30 y 50%, y con un volumen de materia prima prevista que podría generar la fabricación de hasta cinco millones.

La Legislatura salteña declaró la iniciativa como de interés provincial dado que no sólo se descontamina la zona circundante a la destilería sino también la radicación de una industria que genera mano de obra directa e indirecta no especializada y profesional. En el caso salteño, los primeros ladrillos sirvieron para construir tapias y muros en municipios cercanos.

Los estudios para asegurar la total inocuidad estuvieron a cargo de la Universidad Nacional de Salta.


Comentarios


Harán ladrillos ecológicos con tierras empetroladas