Hay un 70% más de autos a gas en la región

El aumento de la nafta y el gasoil empujó a los automovilistas a colocar equipos de GNC en los vehículos, un sistema mucho más económico. Estiman que ya hay 20.000 usuarios en Río Negro y Neuquén, pero faltan estaciones de carga.



Los que saben del tema sostienen que la inversión inicial -de entre 2.400 y 2.900 pesos- se amortiza en un año.
CIPOLLETTI (AC) – Cada vez son más los rionegrinos y neuquinos que, hartos de ver cómo el consumo de nafta se lleva una porción cada vez más grande de sus ingresos, deciden colocar equipos de gas natural comprimido (GNC) en sus autos. En los últimos cuatro meses, los instaladores de la región vieron crecer hasta en un 70% su trabajo y estiman que en la zona ya hay 20.000 automovilistas que cuando tienen que cargar el tanque apenas lo sienten en el bolsillo.

Cosas de la crisis: Argentina es el país con más autos que funcionan a gas de todo el mundo. Se estima que ya son 800.000 las unidades con GNC y que todos los meses se suman unos 10.000.

Las dos desventajas que ven los detractores de este tipo de combustible es la pérdida de potencia del motor y la poca cantidad de estaciones de carga que hay en la región.

Quienes se pasaron al club del gas son como fanáticos y refutan las críticas: dicen que la pérdida de potencia apenas alcanza al 8%, como máximo, y que, puestos en la balanza, esta característica y el tiempo de espera en las pocas estaciones de carga no tienen incidencia comparados con el ahorro que van notando mes a mes.

Es más: los que saben del tema y hacen cálculos sostienen que la inversión inicial -de entre 2.400 a 2.900 pesos- se amortiza en sólo un año.

En el Ente Nacional Regulador del Gas (Enargas) creen que el furor del GNC no llegó antes y con mayor intensidad a la Patagonia porque desde el sur de Río Negro y Neuquén la nafta cuesta entre un 10 y un 40% menos que en el resto del país, y antes de los terribles aumentos de este año la diferencia con el gas no era tan grande.

En la inmensa mayoría de las dos provincias hacer 100 kilómetros con un auto que funciona con nafta súper cuesta unos 13 pesos, y 9,80 en el caso del gasoil. Con GNC, el mismo trayecto insume 4,5. La brecha -está visto- es enorme.

Los consumos de nafta y gasoil medidos en dinero bajan en la zona de Bariloche y sur de Neuquén, y se reducen más aun en El Bolsón. De todos modos, ni se acercan al GNC.

El gas se almacena en cilindros. Los hay con capacidad desde los 9 a los 23 metros cúbicos; todo depende del espacio que tenga el vehículo porque se pueden colocar varios en serie.

Los instaladores han colocado hasta 8 cilindros en un mismo vehículo (en este caso, son camionetas con espacio disponible en la caja). La capacidad de almacenamiento tiene relación directa con la autonomía porque un auto a GNC consume unos 9,5 metros cúbicos cada 100 kilómetros.

Hay que tener en cuenta que, en caso de autos medianos, el que instala equipos de GNC pierde una porción de su baúl.

El hecho de que existan pocas estaciones de carga no sólo en las rutas sino especialmente en las ciudades hace que se formen largas colas de autos, algunos en plena calle.

Eso es lo que tiene a todos los cipoleños de la calle Sarmiento entre Fernández Oro y San Martín sumamente molestos porque en la esquina funciona una estación de GNC que llega a tener colas de dos cuadras.

Los automovilistas se ubican en doble fila o, lo que es peor, taponan los ingresos a garages con total impunidad porque por ahora los inspectores de tránsito de Cipolletti no han logrado hacer docencia con sus multas.

A la inversión inicial hay que sumarle gastos fijos anuales: la revisión obligatoria cada doce meses cuesta 45 pesos y cada cinco años es preciso observar el estado de cada cilindro; ello cuesta un poco más de dinero.

Complicaciones para el turismo

CIPOLLETTI (AC) – Las rutas que llevan a los destinos turísticos de la cordillera norpatagónica no son las ideales para los usuarios de GNC. La ciudad de Neuquén es como la última posta antes de un desierto cruzado por gasoductos pero sin una sola estación de carga hasta Bariloche.

Está claro que en regiones como esta las distancias juegan en contra del GNC.

Para los que suelen viajar a San Martín o Junín de los Andes hay esperanzas porque ya se está hablando de instalar alguna estación de carga o en Plaza Huincul o en Zapala. Así, se reforzaría la alternativa de la ruta 40.

Para quienes se dirigen por asfalto (ruta 237) hasta Villa La Angostura o Bariloche en algún momento llegará esa terrible instancia en la que habrá que apretar el botón y hacer que el carburador o el sistema de inyección comiencen a consumir la cada vez más cara nafta.

Para cubrir con estaciones de carga los 1.200 kilómetros a Buenos Aires sólo restaría instalar una en Río Colorado. El trámite está en marcha.

De todos modos, los usuarios de GNC saben que cuado hicieron la inversión de instalar los equipos no estaban pensando en las vacaciones sino en el gasto cotidiano dentro de la ciudad.

Una familia con un auto mediano a gas que debe viajar de Cipolletti a Neuquén dos veces por día (cuatro cruces del puente) gasta como mínimo 240 pesos por mes. Con GNC, el gasto sería de tan sólo 55 pesos, casi un 80% menos.

Hace poco tiempo, el Ente Nacional Regulador del Gas (Enargas) resolvió un costado del sistema que estaba pendiente porque la inscripción de un auto en los registros del automotor incluye hasta el chasis y el motor pero no el equipo de GNC. El ente convirtió esos equipos en bienes registrables y abrió en Internet (www.enargas.gov.ar) un espacio de consultas.


Comentarios


Hay un 70% más de autos a gas en la región