#QuedateEnCasa Cómo hacer trámites desde casa

Copa Libertadores: Boca sigue con vida aunque ya no depende de sí mismo

Boca apenas empató con Junior y en la última fecha tendrá que vencer a Alianza Lima en La Bombonera y deberá prenderle una vela a Palmeiras para que no pierda ante los colombianos.



1
#

2
#

3
#

4
#

Los nervios pudieron más que las piernas. Atado y sin ideas, Boca estuvo 40’ fuera de la Libertadores, algo que no sucede hace 24 años en la fase de grupos, pero se encontró con un gol en contra para seguir con vida en la Copa.

Con el 1-1 ante Junior en Barranquilla, el Xeneize termina invicto en condición de visitante (tres igualdades en otras tantas presentaciones) pero el logro se empalidece porque Boca no juega bien. Hace mucho que el equipo de Guillermo Barros Schelotto no juega bien.

Tampoco sacó la chapa de candidato eterno en Barranquilla, ante un equipo flojo y que con poco lo complicó.

La angustia atravesó al Xeneize cuando el árbitro Roddy Zambrano marcó el final del primer tiempo. Pero más aún cuando el juez ecuatoriano vio una inexistente falta de Frank Fabra sobre Piedrahita en el borde del área grande. La errónea decisión con el consecuente gol de Luis Carlos Ruiz, caló profundo en el ánimo de Boca. Mucho más después de ver cómo el cuestionado Agustín Rossi alcanzó a desviar el balón, que el palo devolvió y que Ruiz aprovechó para inflar la red.

Hasta ahí, Boca había estado en partido pero tuvo muchos fracasos individuales. Dependió mucho de Bebelo Reynoso en la construcción y del quite de Wilmar Barrios. No existieron sociedades en el juego colectivo porque tanto Pablo Pérez como Cristian Pavón no tuvieron una buena primera mitad. A pesar de ello, Boca no sufría sobresaltos, aunque le costó lastimar arriba, salvo con un disparo largo de Carlos Tevez que el arquero Viera sacó con esfuerzo al córner, en los primeros minutos del encuentro.

Flotaba la sensación en el estadio Metropolitano que a través de una pelota parada Boca podía encontrar el gol. De hecho lo hizo con un cabezazo de Pablo Pérez a la salida de un córner, pero que fue anulado por una falta de Lisandro Magallán en el área.

El lado derecho de Boca fue el talón de Aquiles del equipo. El tándem Leo Jara-Nández fue lo más flojo de la primera mitad y significó la puerta de ingreso de Junior a los dominios del Xeneize ya que Chará, de lo mejor de los colombianos, aprovechó y muy bien los desaciertos de Boca por ese lateral.

Boca después del gol se puso tenso. Extrañó a Tevez pero fundamentalmente a Pavón, quien en los últimos partidos se había transformado en el as de espadas del equipo de Guillermo Barros Schelotto.

Apenas comenzado el complemento Boca recuperó el pulso cuando Ruiz cabeceó en contra de su valla ante un centro de Pavón. El gol marcaba el fin de la desesperación y otra vez el juego recuperaba aquella sensación del primer tiempo de que Boca lo podía ganar en cualquier momento, no por virtudes propias sino porque Junior, que al igual que su rival jugaba el partido más importante de lo que va de la Copa.

Fue apenas un espejismo, ya que tuvo demasiados puntos bajos como para hacerse merecedor de los tres puntos. Boca es una mala copia de sí mismo y el próximo 16 de mayo deberá recuperar al original si es que quiere ir por la séptima Libertadores de su historia.

ap

Praesent gravida mauris eu ipsum euismod sed tempor libero convallis. Vivamus mattis, velit a scelerisque viverra, libero orci euismod

Copa Libertadores

¿Qué debe suceder

para que Boca pase?

Altas y bajas en

el Metropolitano

Datos

Estos son los tres resultados posibles que tiene Boca ante Alianza Lima y lo que necesita si quiere seguir en competencia
* Si gana: necesita que Junior empate o pierda contra Palmeiras. Un triunfo de los colombianos en San Pablo deja a Boca afuera de la Coca.
*Si empata: debe esperar una mano de los brasileños, ya que sólo se meterá en octavos en caso de que Junior pierda en San Pablo.
*Si pierde: queda eliminado sin importar lo que suceda en Brasil entre Palmeiras y Junior.
Mal partido de Pablo Pérez en Barranquilla. Perdió demasiado y no generó juego.
La insistencia del DT con poner a Nández por derecha terminó siendo perjudicial para el ataque xeneize.
El regreso de Wilmar Barrios le trajo soluciones defensivas al mediocampo auriazul.
La apuesta de Guillermo con el ingreso de Reynoso fue acertada. Bebelo fue el único que aportó fútbol en Boca.
1
2
3
4

Comentarios


Copa Libertadores: Boca sigue con vida aunque ya no depende de sí mismo