Hungría y Austria ponen trabas a inmigrantes

Viena suspendió los trenes con su vecino, que amenaza con militarizar la frontera



#

Cientos de inmigrantes quedaron inmovilizados en las estaciones de trenes.

AP

VIENA/BUDAPEST/COPENHAGUE/ATENAS.- La crisis de refugiados se agudiza en la ruta de los Balcanes: mientras Austria suspendió ayer la circulación de trenes con Hungría, este país comenzó un ejercicio militar en la frontera, al tiempo que está evaluando decretar el estado de emergencia en el país. El próximo martes el gobierno decidirá sobre una propuesta al respecto del Ministerio del Interior, señaló ayer Janos Lazar, jefe de la cancillería del primer ministro húngaro Viktor Orban. Precisamente el martes entra en vigor la ley que castiga penalmente el cruce ilegal de la frontera, considerado hasta ahora una mera infracción del reglamento. Además, se pretende suspender la circulación de trenes desde la vecina Serbia, dijo Lazar. El puesto fronterizo de Röszken es el único lugar aún no bloqueado por una valla fronteriza y de las vías del tren de ese lugar siguen cruzando muchos refugiados desde hace días. En las dos últimas semanas el número de refugiados volvió a aumentar, pese a la valla de 175 kilómetros terminada a finales de agosto, alcanzando el miércoles un nuevo récord, cuando 3.321 personas se registraron tras entrar ilegalmente desde Serbia, informó la policía. El Ministerio de Defensa húngaro no vinculó directamente el ejercicio militar en la frontera con la crisis actual de refugiados, pero parece coincidir con un plan de Orban para desplegar el Ejército en la porosa frontera sur en la segunda mitad de septiembre. También en la frontera occidental, la compañía austriaca de ferrocarriles ÖBB suspendió la circulación de las conexiones transfronterizas que unen los dos países. La empresa de trenes austriaca ÖBB alega la “sobrecarga masiva” de los trenes que llegan del país vecino y no pudo decir cuándo reanudará el servicio, suspendido en las dos direcciones. ÖBB pidió a voluntarios y a empresas de autobuses que dejen de llevar viajeros a las estaciones de trenes. La situación es tensa en las grandes estaciones de tren de Viena. Y si siguen llegando numerosas personas desde Hungría la situación podría “colapsar”. El corte del servicio dejó a cientos de refugiados varados en la estación de Budapest Este, en la capital húngara. Familias con niños pequeños se agolpaban ayer ante los andenes, la mayoría refugiados sirios. (DPA)

Crisis de refugiados


Comentarios


Hungría y Austria ponen trabas a inmigrantes