Implantes dentales con ayuda de una técnica computarizada

A través de un software, el odontólogo ve tridimensionalmente la tomografía computada de la cavidad bucal del paciente y planea la intervención quirúrgica con mayor precisión. Con esto, se elabora una plantilla que replica la anatomía exacta de la boca y simplifica los procedimientos de la cirugía.

En Argentina ya está disponible un nuevo procedimiento quirúrgico que facilita la tarea del odontólogo para las intervenciones implantológicas, y que beneficia al paciente, con un mejor postoperatorio. A partir de una tomografía computada de alta resolución, el especialista ahora dispone de un innovador software, elaborado por la compañía multinacional de origen sueco Nobel Biocare, que permite ver tridimensionalmente imágenes de la cavidad bucal del paciente. De esta manera, es posible planificar la intervención y decidir con exactitud detalles como la angulación y la profundidad del o los implantes que va a colocar.

El siguiente paso consiste en solicitar vía internet una guía quirúrgica, que es una plantilla de precisión milimétrica que se introduce y se fija en la boca del paciente y le indica al odontólogo adónde y cómo debe colocar los implantes.

Esta novedosa tecnología denominada NobelGuide, que fue aprobada por la FDA (Food and Drug Administration) en 2005, aumenta en gran medida la precisión del odontólogo y disminuye el margen de error. Además, se reduce el tiempo quirúrgico, porque todas las decisiones son tomadas durante la fase de planificación, lo que simplifica los procedimientos y hasta permite, en muchos casos, la aplicación de la prótesis definitiva durante la misma intervención. En consecuencia, este nuevo concepto también reduce el número de visitas y el tiempo del paciente en el consultorio.

«La cirugía con guía quirúrgica es mínimamente invasiva, por lo que el paciente no sufre dolor, ni inflamación en comparación con los tratamientos convencionales. Es un beneficio muy importante para el paciente. En lugar de hacer una cirugía de trazo continuo de entre 6 ó 7 centímetros sobre el maxilar, aquí se hacen pequeños puntos sacabocados nada más, adonde se colocarán los implantes.

Es una microcirugía, con muy poca exposición tisular, con lo cual el post quirúrgico es ínfimo: la recuperación, en cuanto a edema, dolor, mecanismos inflamatorios, es mucho más rápida», afirmó el dr. José Heriberto Rodríguez, odontólogo especialista en cirugía bucomaxilofacial y miembro titular de la Asociación Médica Argentina.

«La cirugía planificada con el sistema NobelGuide está indicada para todo tipo de casos. Desde la colocación de un implante único, hasta en desdentados parciales o totales. Y dado que el organismo no rechaza el implante, este procedimiento no tiene ninguna contraindicación. Esto sucede porque en la cirugía no se despega la encía del hueso», afirmó la dra. Roxana Chiesino, especialista en Periodoncia y Directora del Curso de Capacitación Integral en Implantología Oral de Asociación Odontológica Argentina (AOA), Universidad del Salvador.

«Esta nueva tecnología reduce el tiempo quirúrgico y el tiempo del paciente en el sillón. Los desarrollos tecnológicos ayudan a los profesionales a trabajar con gran precisión y son una herramienta de gran utilidad que debería ser incorporada a la práctica diaria profesional», agregó la odontóloga.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios