Iniciaron causa por quema de gomas en Bariloche

Comerciantes y policías acusaron a los empleados municipales de provocar daños en edificios y productos comerciales

SAN CARLOS DE BARILOCHE (AB).- El juez penal Gregor Joos recibió las denuncias presentadas por vecinos y comerciantes de la calle Mitre debido a la quema de cubiertas bajo las arcadas del Centro Cívico, y también entenderá en la causa de oficio impulsada por las autoridades de la comisaría Segunda, por los daños ocasionados a los edificios públicos.

Los dirigentes y manifestantes del Soyem más reconocidos deberán responder ante el juez Joos por los daños al Centro Cívico y los que perjudicaron a comerciantes y vecinos de la calle Mitre.

«Ahora los cabecillas de estas manifestaciones van a ser citados a declarar y en su defecto serán detenidos», anunció un jefe policial, en tanto que algunos comerciantes evalúan si presentarán una demanda contra los manifestantes o el gobierno municipal, «porque con la quema de gomas las prendas se impregnaron de hollín y tomaron un olor que ni siquiera en la tintorería le van a sacar».

Los obreros y empleados municipales mantienen un prolongado conflicto con las autoridades, porque hace tres años que dejaron de cobrar sus haberes en tiempo y forma.

El primer atraso los enfrentó con César Miguel, allá por junio de 1999, y con su sucesor, Atilio Feudal, nunca consiguieron poner sus salarios al día.

Esa circunstancia motivó múltiples enfrentamientos y en buena parte la renuncia de Feudal, pero la quema de neumáticos como manifestación de protesta es una modalidad que adoptaron en forma reciente.

Primero lo hicieron frente al Palacio Municipal, en un espacio amplio y abierto, pero luego decidieron quemar las gomas frente o debajo de las emblemáticas arcadas, y cortar el tránsito a la vez que el humo corría por Mitre impulsado por los vientos del oeste.

Sin piquetes

En estas ocasiones los manifestantes no realizaron ningún piquete: dejaron que el humo invadiera comercios, hoteles y domicilios, impidiendo que se desarrollaran las actividades cotidianas en una de las calles de mayor movimiento comercial, mientras ellos permanecían en el interior de la sede del gobierno municipal.

Sólo salieron para enfrentar y ahuyentar a los bomberos cuando concurrieron a pedido de la policía, y luego para tratar de impedir nuevamente que apagaran el fuego, cuando ya existía una orden del juez y una patrulla del BORA se preparó para garantizar el cumplimiento de la medida.

Aún en esas circunstancias, uno de los más exaltados increpó y maltrató de hecho al jefe de la comisaría Segunda, quien soportó la agresión para evitar un enfrentamiento que podría haber producido víctimas.

Las actitudes más violentas, según comentaron, escapan al control de los dirigentes sindicales. «Hay gente desesperada que no tiene para comer, no pue-de pagar sus deudas y figura co-mo moroso debido a esta situación. A veces es imposible pedir- le que actúen dentro de un marco orgánico», destacó la fuente.

Lo cierto es que con esta actitud el sector más violento de los municipales enfrentó al gremio con un sector muy representativo de los contribuyentes, que son los comerciantes de la primera cuadra de la calle Mitre.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios