Iraquíes desafían las bombas para ir a votar

Alianza terrorista intentó boicotear las elecciones.

BAGDAG.– El primer ministro iraquí, Nuri al Maliki, calificó la jornada de ayer como un “día de victoria” frente a los intentos de grupos terroristas de impedir las elecciones parlamentarias. “Este día de elecciones es una fecha de victoria contra los asesinos aquellos que no quieren la democracia”, afirmó Al Maliki en un mensaje que dirigió desde la televisión estatal. El primer ministro, que llegó al poder en el 2006 y buscó su reelección en estos comicios, agradeció también el esfuerzo de las fuerzas de seguridad “que sacrificaron su vida” por proteger el desarrollo de la votación. En los comicios hubo una serie de ataques con explosivos y granadas de mortero, fundamentalmente en la capital, que causaron 38 muertos y cerca de 80 heridos. Una alianza terrorista con nexos con Al Qaeda había amenazado con usar todos los medios posibles para impedir la votación. El jefe de Gobierno, en su mensaje, aprovechó para hacer un llamamiento a los líderes políticos para que se unan en defensa de los intereses nacionales. Se eligieron los 325 representantes del Parlamento unicameral, del que saldrá la próxima coalición gobernante y que designará también al nuevo presidente, con menores funciones ejecutivas que el primer ministro. En una declaración previa, uno de los principales dirigentes de la oposición iraquí, el ex primer ministro Ayad Allawui, felicitó a los electores por su participación en los comicios y criticó al gobierno por la falta de seguridad durante la votación. Allawi es uno de los dirigentes de la coalición Al Iraqiya (La Iraquí), en la que están integrados también políticos sunnitas y que figura como una de las favoritas en las elecciones parlamentarias que se celebraron hoy. En su mensaje, difundido por el canal de televisión Al Sharqiya, Allawi pidió a la Comisión Electoral que realice el escrutinio transparente y se eviten interferencias de otros países. Al Iraqiya ha venido denunciando durante la campaña electoral presuntas interferencias del régimen islámico de Irán sobre la vida política iraquí y sobre el Gobierno del Al Maliki. Allawi pidió al Parlamento entrante que abra una investigación “contra los funcionarios iraquíes que cometieron violaciones” contra los derechos políticos durante el proceso electoral, y también que investigue a los responsables de la Comisión Electoral. Uno de los principales dirigentes de Al Iraqiya, el sunnita Saleh al Mutlaq, parlamentario elegido en 2005, quedó fuera de esta elección acusado de presuntos vínculos con el partido del régimen de Saddam Hussein, el Baaz. Según los datos de la IHEC, en Nínive la participación fue del 65%, en Salahadin del 60,6%, la misma que en la sureña Dhiqar, chiíta. En Diyala, un bastión sunnita que durante años confrontó a EE.UU. de forma violenta y se negó a participar en cualquier proceso electoral salido de la ocupación, un clamoroso 60% de participación confirmaba el deseo de los sunnitas de recuperar su peso político. Dado que en las generales de 2005 la participación no pasó del 35% en la mayor parte de Irak, las de este domingo pueden considerarse todo un éxito. En Anbar, provincia sunnita, la gente salió a las calles para celebrar el cierre de los colegios. (El Mundo / Agencias)

AP

Escena de la votación en Bagdag. En el 2005 participó sólo el 35% del padrón.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios