Cuatro años de cárcel por un homicidio en El Bolsón

Tras un acuerdo entre las partes, se realizó un juicio abreviado. Daniel Altamirano fue declarado responsable del homicidio de Carlos Jara en el barrio Usina.

Daniel Altamirano reconoció haber matado a Carlos Jara el 26 de abril del 2022 en una vivienda del barrio Usina en El Bolsón. Tras un acuerdo entre las partes, se lo declaró penalmente responsable de homicidio culposo y se lo condenó a pena de 4 años de prisión efectiva.

Según la acusación del Ministerio Público Fiscal, la noche del homicidio, Altamirano se encontraba en la casa de Ariel Arellano, junto a Jara, compartiendo bebidas alcohólicas. “En un momento de la noche, Arellano se fue a dormir. Altamirano discutió con Jara. Se le fue encima y usó un cuchillo para darle un puntazo en su cuerpo, provocándole una lesión en la pierna cerca de la ingle”, relató el fiscal Francisco Arrien.

Según indicaron, al otro día, al salir de su vivienda, Arellano encontró el cuerpo sin vida de Jara y “le consultó a Altamirano qué había ocurrido. Sin dar muchas explicaciones, trasladó el cuerpo a la parte posterior de la vivienda y luego, a orillas del río Quemquemtreu. Fue hallado por un personal policial que es vecino del lugar”.

Un rastrillaje en el sector permitió detectar «manchas hemáticas» en las hojas de los árboles que guiaron a los peritos hasta el domicilio de Arellano. 

En la audiencia judicial del 27 de febrero de 2023, Altamirano reconoció la autoría del hecho, pero dijo que no había tenido intención de matar a Jara. “Los jueces que integraban ese tribunal -indicó Arrien- entendieron que si había dicho que no tenía intención, no podían imputarle el delito de homicidio doloso. Tampoco había suficiente prueba para acreditar el dolo”.

Arrien aseguró que se revisó la calificación jurídica para llegar a un acuerdo en torno al homicidio culposo. “Altamirano volvió a reconocerse como autor de la muerte. Dijo que estuvo tomando bebidas alcohólicas y que, en un momento, tuvo una discusión con Jara. Sobresaltado, dijo que Jara se le fue encima con un cuchillo y le dio un puntazo en el cuerpo con un cuchillo. No recordaba dónde. Recuerda que Jara se fue caminando. Jamás pensó que lo había herido de muerte. No tenía intención de matarlo”, planteó Arrien.

Durante la audiencia, insistió en que no es posible acreditar que haya habido intención de matar, se tomó en cuenta el contexto de ingesta de alcohol y el lugar donde apuñaló que “no es letal”.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios