Soldado muerto en Zapala: el Ejército le marca el paso al juez y amenaza con sancionar al padre de Córdoba

Lo puso por escrito y está agregado en el expediente. La directiva tuvo efecto inmediato sobre el interrogatorio a un testigo clave de la muerte de Pablo Córdoba.

El Ejército Argentino, a través de su máxima autoridad amenazó con sancionar a Juan José Córdoba, el suboficial padre del soldado voluntario Pablo Córdoba (21) quien apareció con dos balazos en la cabeza el 1 de junio pasado.

Juan José insiste en que a su hijo lo mataron y que el o los autores están vinculados con el Ejército.

En una decisión difícil de entender, el Jefe del Estado Mayor General del Ejército, Guillermo Pereda, le hizo saber al juez de la causa, Hugo Greca, que podría sancionar a Córdoba si reitera esa línea de denuncias.

El magistrado mantiene el caso caratulado como «muerte dudosa» pese a los reiterados pedidos para que la recaratule como «homicidio».

«Lastiman la imagen del Ejército»


«Quien conduce el Ejército Argentino y con él las máximas autoridades que lo secundan, ven con preocupación una sostenida manifestación desmedida en las expresiones» de Juan José. «Su sostenimiento en el tiempo tornará eventualmente en el examen disciplinario de los agravios que afrentan y lastiman la imagen del Ejército Argentino» añade la presentación en el juzgado.

¿Para qué le informa el Ejército al juez de la causa que está preocupado por las acusaciones del padre de la víctima?

No desviarse


Se explica con la última línea de la nota oficial: «solicito al señor juez quiera tener presente lo referido con la finalidad de no enervar la dirección del proceso».

Es decir que puede interpretarse que el Ejército le adelantó al juez que sancionará eventualmente a Córdoba por acusar a la institución por la muerte de su hijo. Y se lo informó para que lo tenga presente a fin de no desviarse de la dirección establecida en la investigación: «muerte dudosa».

Un testigo clave, desaprovechado


La nota en cuestión ingresó al juzgado federal el pasado lunes 2 de octubre y tuvo efecto inmediato sobre la investigación. Ese mismo día, el juez Greca puso restricciones a la declaración de un testigo clave: se trata del primer soldado que encontró a Córdoba aún con vida, y filmó la agonía con su celular.

Esto se sabe desde el 30 de junio pero el juez Greca nunca le pidió el video ni le secuestró el celular. Cuando lo quiso hacer ya era tarde: el soldado dijo que había borrado «por temor» y que además se lo habían robado en extrañas circunstancias.

El extraño robo del celular


En efecto, hizo una denuncia en la comisaría 22 de Zapala el miércoles 27 de septiembre, en la cual relató que cree que le dieron algo de tomar en un boliche el fin de semana anterior, porque no puede recordar nada de lo que pasó después.

Declaró el soldado que se fue a la casa de una familiar en taxi, y al despertar ya no tenía el teléfono. Habló con el taxista que lo trasladó, quien le dijo que antes de subirse al vehículo lo vio conversando con una persona «vestido de militar».

El enigma del chaleco


Este testigo observó cosas que nadie más vio y que resultan decisivas para la investigación. Por ejemplo, desde el primer día repite que al soldado Córdoba «no lo vi con el chaleco puesto».

Esto resulta incompatible con la pericia de las manchas de sangre en la ropa de la víctima, que señala: los rastros en la campera «fueron ocasionados por el chaleco porta elementos que vestía el soldado».

La duda se podría sortear si se contara con el video que filmó esa madrugada del 1 de junio, cuando fue el primero que lo encontró.

«Lo mataron en otro lugar»


Con todas las pruebas científicas reunidas hasta ahora, la mamá de Córdoba Natalia Uribe conjetura que «a mi hijo lo mataron en otro lugar y entre dos personas trasladaron su cuerpo tomándolo de las axilas y las piernas hasta donde lo encontraron». Eso explicaría por qué la pericia de las manchas hemáticas dio como resultado que Pablo estuvo «sentado» mientras sangraba.

El soldado que filmó el video, en realidad dos más un audio, se presentó a declarar ante el juez Greca el lunes pasado.

Restricciones en el interrogatorio


Greca impuso «restricciones» (fue el término que usó) al interrogatorio del querellante Maximiliano Orpianessi y la fiscal Karina Martínez Stagnaro. Les impidió que le pregunten por el robo de su celular.

«Eso lo investiga la justicia provincial», dijo Greca. Y repitió casi calcadas las palabras del jefe del Ejército: «hagan las preguntas pero tengan en cuenta el objetivo del proceso: la investigación de la muerte del soldado Córdoba. «No hay que perder el objetivo de este proceso», insistió.

Dos hechos relacionados


Orpianessi y Martínez Stagnaro trataron de hacerle entender que el presunto robo del celular está indisolublemente unido a la investigación de la muerte de Córdoba, porque allí había pruebas relevantes que podrían conducir al esclarecimiento del caso.

Es más: el propio juez ordenó allanar la vivienda del soldado a pedido de la querella, y le secuestró otros dos celulares.

Greca se mantuvo firme, y no permitió preguntas sobre el robo del celular, con dos argumentos contradictorios: el primero, que interviene la justicia provincial. El segundo, que debería existir una denuncia en su juzgado y un expediente por separado para poder investigarlo, como si fueran hechos que no tienen relación entre sí.

Diferencia de criterios


La actitud del magistrado es diametralmente opuesta a la que adoptó en el caso del accidente con soldados muertos en San Martín de los Andes. Aunque el hecho ocurrió en una ruta provincial intentó quitarle el expediente a la provincia de Neuquén para hacerse cargo de la investigación. La fiscalía se opuso y se espera una decisión de la Cámara Federal de Roca.

Greca está en campaña justamente para ser camarista federal en Roca. Participa en un concurso por ese puesto y ocupa un puesto expectante, a la espera de una decisión política que lo confirme.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios