La canción del Club del Clan

Jorge Sapag traerá a Neuquén a los gobernadores petroleros e invitó a Daniel Scioli para cerrar la cumbre.

El tablero político neuquino tembló durante la semana en el Frente para la Victoria y en el Movimiento Popular Neuquino, aunque en éste se sintió con menos impacto. La alianza que sellaron, con cierta culpa, los intendentes de Neuquén, Horacio Quiroga, y de Cutral Co, Ramón Rioseco, se sintió como si hubiese temblado el Copahue hacia adentro de los partidos que se referencian con los dos políticos, quienes hasta abril se hacían señas con los ojos para sacarse a bailar sin poder concretar el ritual. En el MPN, el gobernador Jorge Sapag atizó, en serio esta vez, la fogata que le permite mantener caliente la posibilidad de ser protagonista de la política energética nacional después del 10 de diciembre. Anunció que en septiembre reunirá a los gobernadores de provincias petroleras en Neuquén, que pese a ser la mayor productora de gas nunca ocupó la titularidad de la Organización Federal de Estados Productores de Hidrocarburos, y que al cierre espera la visita estelar de Daniel Scioli, quien competirá por la presidencia del país el 25 de octubre. El anuncio lo hizo antes de que comenzara la fiesta en el Ruca Che donde se presentó la candidatura a intendente de Pablo Bongiovani, quien tendrá diez competidores en la carrera del 4 de octubre. El senador Guillermo Pereyra no se aguantó el genio y le dio la espalda por un rato a la lealtad partidaria y su caballito de batalla: el que pierde acompaña. “Es más una expresión de deseo”, dijo cuando se le preguntó si veía a Sapag como integrante del gabinete de Scioli. Por las dudas se sacó una foto con Sergio Massa y Facundo Moyano para demostrar que no está vencido quien pelea. Puso a disposición del candidato de UNA su despliegue territorial en Neuquén. En la categoría presidente, Massa salió tercero en las PASO del 9 de agosto. ¿Piensa Sapag realmente ser ministro? Uno de sus allegados fue sincero: en realidad le conviene estar en el candelero para que se valore su impronta en cuanto al conocimiento de los hidrocarburos. Además, indicó, un cargo así lo convierte en un fusible muy fácil de ser eyectado en la primera de cambio en función de que “el tema” nacional de una cartera ministerial es la electricidad, materia en la que el neuquino no es experto. Sapag recurre a su diplomacia cuando se le pregunta y no lo descarta de plano al indicar que primero tiene que ganar Scioli, con quien admite cercanía política. El allegado al gobernador, de todas formas, dice que en términos de gustos le interesa más buscar inversores en el mundo. El jueves en el salón de Amunc se tomaron de la mano Rioseco y Quiroga. Lo hicieron casi sin alharaca y con una convocatoria del partido de Mariano Mansilla, concejal de Une y exabogado sindical. El intendente de Neuquén avisó que, como él no piensa ser candidato a nada en el 2019, aceptó el armado de esta comunión política sin especulaciones, en tanto que el cutralquense debió soportar, por lo bajo y por lo alto, la bronca del kirchnerismo, que se sintió traicionado después de haberle prestado asistencia logística para que compitiera por la gobernación y por la banca en el parlamento del Mercosur. Quiroga, aunque con menos ruido porque está más habituado a convivir con lealtades y deslealtades, causó revuelo hacia adentro del partido de Marcelo Bermúdez, el Pro; de Nuevo Compromiso Neuquino y de la misma UCR. Es que el armado de la “lista eje” de concejales dejó afuera a algunos que ya se veían sentados en el edificio de Leloir 370. Resulta que el acuerdo con el partido de Rioseco implicó armar una lista donde los cuatro puestos expectantes –se renuevan nueve bancas– estén repartidos entre ambos “líderes”. El intendente capitalino se reconoce pragmático pero cuando conoció en profundidad a Rioseco se dio cuenta de que lo de él era una nimiedad. Para variar, tras el acuerdo fue el blanco predilecto del MPN, que aún no logra superar que la “máquina de ganar elecciones” deberá adaptarse al voto electrónico, situación que no es fácil de digerir cuando la tenían aceitada y entrenada para la carrera final. La nota de color de la semana la aportó la diputada Amalia Jara cuando interpretó, al mejor estilo karaoke, la canción del santafesino Chico Novarro “El camaleón”. La pegadiza melodía catapultó al autor a la fama en El Club del Clan por la década del 60. El reptil es conocido por su capacidad de mimetizarse para defenderse de predadores. Es que, a 72 horas de disfrutar las mieles del triunfo el domingo cuando se impuso el Frente para la Victoria en las PASO, Rioseco le levantó la mano a Quiroga, quien para el kirchnerismo más ultra es la reencarnación de Mauricio Macri. Pero es necesario reconocer que nunca había cerrado la puerta a una unión transitoria con el intendente neuquino. Dicen que Oscar Parrilli confiesa a sus íntimos que “El Negro” es esquivo y siempre se le escapa por algún lado. En enero, cuando vino quien ocupaba el cargo de jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, a hablar de su campaña a gobernador de Chaco, tuvo su primera demostración de sinceridad. El funcionario nacional no entendió nada cuando Javier Bertoldi, por entonces el preferido de la clase kirchnerista con diplomas y honores, dijo “Quiroga es mi límite”, por lo que no aceptaba una alianza con su par de Neuquén capital. Después intervino el hermano de la diputada nacional y puso las cosas en su lugar. La unión transitoria de los intendentes aspira a convertirse en la piedra de toque del MPN en el Concejo y en la Legislatura. En Neuquén no hay experiencia de alianzas que duren un par de semanas después de asumir los cargos electivos. Habrá que ver si Jara vuelve a hacer karaoke el año que viene.

mario rojas mariorojas@rionegro.com.ar

Neuquén


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora