La economía china sigue desacelerándose





*Por Emilio Cárdenas

Tal como estaba previsto, la economía de China, uno de los dos principales motores de crecimiento del mundo actual, continúa desacelerándose, aunque bastante suavemente. A la tasa de crecimiento del primer trimestre del 2019, que fuera del 6,4% anual, le siguió una del 6,2% para el segundo trimestre del año en curso, que acaba de finalizar.

Ello pese a que China aumentó sensiblemente el gasto público y bajó el peso de los impuestos al sector privado en procura de estimular la actividad económica. A lo que sumó el aumento de la liquidez para su sector financiero, disminuyendo los niveles de reservas. Con la idea, siempre, de depender menos -como hasta ahora- de las exportaciones y de la inversión externa y cada vez más del propio enorme mercado de consumo doméstico.

La fuerte disputa comercial abierta entre China y los EE. UU. está ciertamente entre las razones de lo sucedido.

En las tres décadas pasadas, el asombroso promedio de crecimiento chino fue del 10% anual. Las cosas han cambiado entonces, pero China parecería estar lejos de enfrentar nuevas y más pronunciadas desaceleraciones, lo que es positivo.

La actual tasa de crecimiento de la economía de China no es para nada despreciable. Supone nada menos que agregarle, cada año, bienes y servicios por valores equivalentes a los de una economía del tamaño de la de Australia.

No es poco, por cierto. Pese a que la guerra comercial con los EE. UU. disminuyó el valor de las exportaciones chinas en lo que va del año en un 31,4%, si comparamos lo acaecido este año con lo sucedido el año pasado. A su vez las exportaciones chinas a los EE. UU. cayeron un 7,8%, si se las compara con las del año anterior.

*Exembajador de la República Argentina ante las Naciones Unidas


Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
La economía china sigue desacelerándose