La falta de contención tiene efecto directo sobre la salud colectiva

Los problemas que surgen fundamentalmente en los lugares carenciados terminan replicando en la salud de las personas. El rol del Estado es clave para modificar este crítico escenario.



1
#

Las condiciones de las viviendas afectan en forma directa la salud de quienes las habitan.(Foto: Miguel Gambera )

2
#

Las condiciones de vida afectan en forma directa la salud colectiva

¿Puede el lugar donde vivimos, la vivienda que habitamos, los servicios a los que tenemos acceso y el agua que consumimos influir en nuestra salud? El concepto de salud colectiva tiene en cuenta estos factores y trabaja la salud desde el enfoque en el que vive la persona. Esa concepción intenta salir de la mirada individual que ve al hombre como si fuera una máquina. “Pareciera que la enfermedad es un castigo o algo del más allá. La enfermedad tiene que ver con las relaciones sociales y con momentos históricos”, explicó Hugo Spinelli, doctor en salud colectiva y docente investigador de la Universidad Nacional de Lanús.

Spinelli fue uno de los disertantes en las jornadas que se desarrollaron en la facultad de Ciencias Médicas, organizada por la Universidad Nacional del Comahue.

En dialogo con “Río Negro”, Spinelli explicó que este concepto no tiene que ver con la atención que se le da a una persona en un hospital si no con el origen de la enfermedad por la que llega a ese lugar.

“Tiene que ver con que un señor que tiene una fábrica, que está eliminando materiales a un canal y está contaminado el río entienda que también se le puede volver en contra (…) lo que trata la salud colectiva es correrse de esa mirada biomédica que hace evitar la problematización. Se enfermó, entonces tiene que ir al médico. ¿Y por qué se enfermó ¿En dónde vive? ¿Esas tierras están contaminadas? ”, plantea Spinelli.

El rol de los medios

Los medios de comunicación, explica, tienen un rol fundamental para dar a conocer el problema de raíz. Spinelli asegura que hay muchos niños en los hospitales a causa de quemaduras. En general esa es la noticia: el niño que se quemó. Sin embargo pocas veces se ve el trasfondo, el “cómo” vive ese chico. “Si ves la casa –de ese niño– decís ‘era lógico que a cualquiera de nosotros nos hubiese pasado si viviésemos en esas condiciones con una garrafa con la que hierven el agua para hacer la comida. (El tema) pasa a tener otra dimensión”, aclara.

Uno de los interrogantes que plantea es quién construyó el problema al revés, con respecto a que los médicos producen salud. “A lo sumo la reparamos, o reparamos mal”, manifiesta. Y sostiene que “los intereses económicos de la corporación médica están por encima de la cuestión de la salud” y así se produce la enfermedad.

“Gastamos un 10% del PBI en el campo de la salud. Y no todo ese gasto tiene que ver con beneficios para la persona. Hay beneficios para la persona, hay negocios, hay sobreprestaciones que no tienen ninguna justificación, y también se producen malas prácticas médicas”, explica.

Problemas irracionales

Según su análisis, se gasta mal en gran medida y existen problemas irracionales, como los más de mil muertos por año por tuberculosis, la gran cantidad de personas con enfermedad de chagas, la presencia de hidatidosis en la Patagonia, y la permanencia del dengue en el país y asegura que no es por falta de conocimiento sobre estas patologías. “Hace décadas que tenemos conocimiento para que no haya tuberculosis”, manifiesta.

Para el especialista, la forma de abordar la salud de las personas determina la visión del problema. “Se pierden las dimensiones sociales de los problemas y como sociedad tenemos que discutirlo porque a veces, las víctimas de enfermedades, de malas prácticas médicas, de medicamentos falsos o de accidentes somos nosotros. Para protegernos tenemos que discutir todas las cuestiones de una sociedad. Por eso hablamos de salud colectiva”.

El dato

“La mirada individual (de la salud) parte de la concepción como si el hombre fuese una máquina que hay que arreglar cuando se desarregla”.

Hugo Spinelli, médico, doctor en salud colectiva y docente investigador.

Datos

10%
del PBI se gasta en Argentina en salud, dice Spinelli. “Y no todo tiene que ver con beneficios para la persona”.
“La mirada individual (de la salud) parte de la concepción como si el hombre fuese una máquina que hay que arreglar cuando se desarregla”.

Comentarios


La falta de contención tiene efecto directo sobre la salud colectiva