La familia Prats apunta a Pinochet

Las hijas del militar chileno asesinado en Buenos Aires en 1974 esperan que tras el fallo que condenó a perpetua al ax agente Arancibia Clavel se enjuicie a su máximo jefe directo en la Dina, Augusto Pinochet. En tanto, en Santiago, la defensa del ex dictador dice que aún tiene fueros parlamentarios para la extradición.

SANTIAGO (Reuters).- La familia del ex comandante en jefe del Ejército chileno Carlos Prats, asesinado en Buenos Aires en 1974, esperan que la Justicia argentina persiga al ex dictador Augusto Pinochet por su supuesta vinculación con ese crimen.

Un tribunal argentino sentenció el lunes a cadena perpetua a Enrique Arancibia Clavel, por asociación ilícita y como «partícipe necesario» en el atentado explosivo le que costó la vida a Prats y a su esposa.

El condenado fue sindicado como ex agente de la policía política de los primeros años de la dictadura de Pinochet, la Dirección de Inteligencia Nacional (Dina), organismo del que el ex dictador era jefe directo y al que se atribuyó la planificación y autoría del crimen. «Son integrantes de la misma asociación ilícita, por lo tanto uno debe entender que tienen la misma responsabilidad… incluyendo a Pinochet, naturalmente», dijo ayer Angélica Prats, hija del asesinado general.

La extradición de Pinochet fue solicitada por la Justicia argentina en octubre por su vinculación con el atentado. La solicitud debe ser resuelta por un juez de la Corte Suprema chilena y ratificada luego por una sala de ese tribunal. El ex dictador fue comprometido en el homicidio de Prats por el ex agen-te de la Dina Michael Townley, un estadounidense que colocó la bomba en el automóvil de los Prats.

La hija del general asesinado llamó al Ejército chileno a pronunciarse sobre el hecho de que el homicidio fuese perpetrado por agentes del Estado, varios de los cuales pertenecían a las filas militares.

«Ha quedado jurídicamente probada la participación de organismos del Estado en la muerte de un comandante en jefe, de un vicepresidente de la República», sostuvo Angélica Prats. «Esperamos, de la sociedad chilena, una reacción a esta verdad. Una reacción de la línea de mando de la Dina, una reacción del Ejército, que hoy ya no pueden evitar enfrentar esta realidad», agregó.

El fallo consideró a Arancibia como «partícipe necesario» del doble homicidio y miembro de un grupo ilegal conformado por integrantes de la Dina. Esta asociación ilícita fue agravada «por estar integrada por diez o más individuos, por disponer de armas de guerra o explosivos de gran poder ofensivo, estar compuesta por uno o más oficiales de las fuerzas armadas o de seguridad y recibir algún apoyo de funcionarios públicos», dijo el dictamen.

En tanto, la defensa de Pinochet solicitó ayer a la Corte Suprema de Chile dejar sin efecto la orden de arraigo dictada por el juez Luis Correa Bulo en el marco de este caso.

El abogado Gustavo Collao pidió además que se delegue sólo al presidente de la Corte Suprema, Hernán Alvarez, la competencia de revisar la extradición de Pinochet a la Argentina.

Collao indicó que se debe considerar que el octogenario militar goza de fueros tanto por su calidad de ex presidente como por ser senador vitalicio. Explicó que el desafuero dictado en agosto pasado sólo rige para el caso «Caravana de la Muerte».


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios