La fiesta del deporte se une a la solidaridad por la salud

Esta noche se despiden Casemayor y Ruiz Moreno.

Juntos es mejor. Gisella Gauna, entre Leo Ruiz Moreno y Diego Casemayor

básquet

Esta noche habrá una fiesta en el Gigante de la calle Maipú, en centro de Roca, que no será sólo del básquet, sino del deporte y su alianza vital con la salud. Es que desde las 21.30, con el partido despedida a Leopoldo Ruiz Moreno y Diego Casemayor y el homenaje a Carlos “Loco” Iglesias como soporte, se apoyará el trabajo de la Asociación Neurofibromatosis Patagonia con la concienciación y la donación de todo lo recaudado por el evento. Será un partido con los colores de Progreso y el Depo, sus planteles, de los que Leo y “Casema” formaron parte hasta hoy, invitados de lujo, la pasión por el básquet y el compromiso con la salud y quienes trabajan por ella. La historia de este partido no es sólo la de la despedida de dos glorias del básquet local. También es la de Luciano, un niño de 12 años que padece la enfermedad y es un apasionado del básquet. Dice su mamá, Gisella Gauna, a la vez presidenta de la Asociación: “Mi hijo juega al básquet hace tres años. Desde entonces desarrolló un entusiasmo y un potencial que desconocíamos y ayudó a que pueda aliviar su enfermedad”. La neurofibromatosis es un desorden genético que genera tumores benignos (aunque algunos se pueden malignizar) a lo largo del sistema nervioso y que afecta piel y huesos. Se diagnostica a través de manchas color café con leche y neurofibromas. “El básquet le generó endorfinas”, cuenta Gisella, “sensaciones positivas que se tradujeron en entusiasmo, ganas de entrenarse, no perderse partidos, además del desarrollo motriz. El básquet le dio esas herramientas”. Luego, cuenta cómo se cruzaron ambas historias: “En el verano me surgió la idea de hacer un partido a beneficio y fueron los coordinadores de Del Progreso y Deportivo Roca quienes unieron esa idea con la despedida de Casemayor y Ruiz Moreno”. Pero hay más historias, las que unen a Diego y Leopoldo. Ambos llegaron a Roca para jugar en el Depo en 1992 y juntos ascendieron con el Naranja al TNA en en 1993. Y a la hora de las anécdotas aparece el Rocamóvil, ese viejo colectivo que trasladó al plantel Naranja por todo el país en los años 90. Una de ellas, contada por Ruiz Moreno, recuerda que un viaje al sur el ómnibus fue detenido por gendarmería para avisarles que se habían olvidado un jugador en una estación de servicio unos cuantos kilómetros atrás. Ese jugador era un juvenil Juan Ignacio “Pepe” Sánchez, luego estrella de la NBA y pilar de la Generación Dorada. Y Pepe Sánchez será una de las figuras invitadas esta noche, junto con Rubén “Scooby” Scolari, Diego Guaita, Javier Ceci, Diego Pelissi y Pablo Albertinazzi. Habrá sorteo de zapatillas firmada por Juan Gutiérrez, la camiseta de Lanús de Laprovítola, ropa de Atenas y camisetas. El costo de la entrada es de 30 pesos. Será una noche inolvidable, están todos invitados.


Comentarios


La fiesta del deporte se une a la solidaridad por la salud