La infancia en la chacra



Recordar su infancia en la chacra, genera una sonrisa especial en el rostro de Miguel San Martín, lugar que ahora no puede disfrutar porque fue vendida hace varios años, igualmente junto a su hermana María Cristina y su esposa Susan, tuvo oportunidad de recorrerla. “Fuimos a verla, sacaron todos los árboles que enmarcaban la entrada. Fue una necesidad. Siempre sabía que esa posibilidad existía; es durísimo verla así sin los árboles porque era una de las cosas que más nos gustaba era esa entrada de película” dijo. Y entre los recuerdos de volver a la chacha “lo primero es la tranquera, teníamos toda una chacra de por medio, pero pasábamos muchas horas en la tranquera, se hacía de noche viendo las estrellas, ahí era donde las podías ver sin los álamos, hasta el día que empezó a haber un poco más de actividad en la zona de enfrente y con las luces de disminuyó la visión, pero igual íbamos. De chicos nos gustaba ir ahí a saludar a los autos que pasaban por la ruta y tocaban bocina. Después de almorzar o cenar siempre íbamos, era el centro de reunión de la familia, nos sentábamos y papá contaba sus historias de la Patagonia o de su vida y nos daba una lección de astronomía”.


Comentarios


La infancia en la chacra