La inflación va erosionando salarios y cambiando patrones de consumo

Teniendo en cuenta que los acuerdos paritarios se están cerrando con subas de cerca del 29 o 30% en los mejores casos, ya es previsible una merma en el poder adquisitivo.

DEBATES | TENDENCIAS POLÍTICAS

En medio de las negociaciones paritarias, la clase media argentina parece percibir que este año no será de vacas gordas y ya prepara estrategias para ajustar gastos y reducir deudas, señalan varios expertos en temas económicos y sociales.

Las consultoras privadas ya prevén para el tercer mes del año, una inflación del orden del 3,5%, lo que anualizado llevaría las estimaciones por encima del 35%. Teniendo en cuenta que los acuerdos paritarios se están cerrando con subas de cerca del 29 o 30% en los mejores casos, ya es previsible una merma en el poder adquisitivo.

Por otra parte, el anticipo de subas en las tarifas de transportes, servicios de gas y luz, además de incrementos en educación y salud privados, hacen que la mayoría de los hogares de clase media estén reorientando sus recursos para equilibrar la economía familiar.

Según la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), las cantidades vendidas por los comercios minoristas volvieron a caer fuerte en marzo, al registrar un descenso del 7,2% en comparación al mismo período del año pasado. Hay que remontarse a octubre del 2009 para encontrar una tasa de caída anual mayor a la actual.

“Es el tercer mes consecutivo en que las ventas se desploman, ante una demanda que muestra algunos síntomas de debilitamiento y que, a la vez, se mantiene expectante esperando que los precios de algunos productos se acomoden o que vuelvan las facilidades de financiamiento”, señaló la entidad. Todos los rubros que componen la canasta de bienes y servicios tuvieron caídas interanuales, lideradas por Electrodomésticos e Inmobiliarias (cuya actividad prácticamente quedó nula).

“La caída en la demanda preocupa a los empresarios del sector minorista porque, a diferencia de lo que sucedió en otros meses, la población ya no se refugia en otros activos (dólar, acciones, bonos), y pareciera que se trata de un recorte en el consumo donde quedan de manifiesto los problemas de ingresos que están enfrentando las familias”, explica la entidad empresaria .

Los analistas remarcan que, a la hora de resignar consumo, la clase media empieza por dejar de lado los artículos que considera más prescindibles.

“Lo primero que los argentinos dejan de comprar son los productos de las categorías no básicas o no necesarias”, aseguró recientemente al portal económico Infobae Fernando Comendeiro, desde la consultora Kantar Worldpanel. Esto pudo verse, por ejemplo, en el caso de productos de belleza, donde se registran caídas interanuales del 5%, explicó.

Esto se ve confirmado por otros estudios, como el del Observatorio de Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (UCA), que señaló en marzo que el Índice General de Expectativas Económicas (IGEE) registró una baja del 14% respecto del año pasado motivado por un descenso en los subíndices de compra. El estudio muestra también que a “más de la mitad de los argentinos el ingreso mensual del hogar les resulta insuficiente”. Según el estudio, “se observa mayor pesimismo en relación a la situación actual y futura de la economía y particularmente para la compra de bienes”.

Entre las estrategias mencionadas por expertos se puede destacar:

• Compras en menor cantidad, indicio de un consumo más selectivo.

• Creció la compra fragmentada, que implica la combinación de distintos puntos de venta, en busca de mejores precios.

• Abandono de productos premium por otras marcas o alternativas más económicas dentro de la misma marca.

• Se posponen decisiones de inversión, como el cambio del auto. Las automotrices ya prevén una caída del nivel de actividad no menor al 15%.

Para la consultora Abeceb, “el consumo será uno de los grandes perdedores en 2014”, explicando entre los factores “el deterioro de los drivers que impulsan el consumo de los hogares. Desde fines del 2013 algunas variables clave que determinan el comportamiento del consumo comenzaron a mostrar cierto deterioro, situación que se vio aún más complicada tras la fuerte devaluación, la aceleración de la inflación y la suba de tasas de interés que tuvieron lugar en los primeros dos meses del año”, explicó la consultora en un informe reciente.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios