La intervención en el aeropuerto

El titular de la Omiduc, Guillermo Perea, aseguró que a partir de los numerosos reclamos por los trastornos que hubo durante los días en que el aeropuerto de Bariloche estuvo cerrado o funcionó de manera condicional por las nevadas, personal del organismo municipal se instaló en la terminal aérea, en cumplimiento de la ley 4139 de la provincia.

Se trata de la normativa que regula el procedimiento administrativo para la defensa de los derechos del consumidor y del usuario.

Perea dijo que estuvieron desde el 17 de julio pasado en el aeropuerto, a partir de una directiva del intendente Gustavo Gennuso y del jefe de Gabinete del municipio, Pablo Chamatrópulos. Aseguró que durante tres días controlaron, en primer lugar, la exhibición de los precios, porque detectaron que algunos comercios lo hacían y otros, no.

“Hicimos retrotraer los precios al valor que tenían el día anterior de la nevada, porque había masividad de reclamos por excesivo cobro de cosas”, explicó.

Dijo que fue una medida preventiva similar a la que se implementó tras la erupción del complejo volcánico Puyehue-cordón Caulle, en junio del 2011, cuando, por ejemplo, los precios de los barbijos o el agua mineral se dispararon por las nubes.

Señaló Perea que se recopiló toda la documentación con los reclamos de esos días porque la Jefatura de Gabinete la enviará al Organismo Regulador del Sistema Nacional de Aeropuertos (Orsna). También dijo que el encargado de Aeropuertos Argentina 2000, concesionario de la terminal área de esta ciudad, “acompañó y prestó toda la colaboración”.

Asimismo explicó que hubo reclamos por el alto precio que cobraron en la confitería por el agua caliente. Ocurrió que el agua caliente no estaba en la carta y no podían cargar esa venta, dijo Perea. Sostuvo que desde Buenos Aires, el concesionario de la confitería recibió indicaciones de bajar los precios y utilizar un código de temporada baja.


Comentarios


La intervención en el aeropuerto