La justicia chilena ya tiene al nazi Schäffer

El líder de la colonia alemana llegó en la madrugada de ayer.

SANTIAGO DE CHILE (AP/ AFP/DPA)- Paul Schäffer, ex líder de una controvertida colonia alemana en Chile expulsado el sábado de Argentina, debe enfrentar aquí hoy por primera vez a la justicia chilena para responder acusaciones de paidofilia y por la desaparición de opositores durante la dictadura de Augusto Pinochet. El juez Joaquín Billard será el primero en tener a su disposición al ex jerarca germano.

El magistrado investiga el caso de un dirigente izquierdista desaparecido en la colonia agrícola Dignidad que Schäffer controló despóticamente durante más de tres décadas en el sur de Chile.

Schäffer, de 83 años, fue arrestado el jueves en las afueras de Buenos Aires, y deportado la madrugada de ayer, en que fue traído a Santiago en un avión de la fuerza aérea chilena.

El vocero del gobierno, Francisco Vidal, expresó el domingo el «reconocimiento, la valoración y agradecimiento del gobierno de Chile… por la decisión política» del presidente Néstor Kirchner de expulsar a Schäffer.

El juez Billard interrogará al alemán por el paradero de Alvaro Vallejos, un dirigente izquierdista desaparecido e 1974 y que, según declaraciones de testigos y de un ex agente represivo de la dictadura, nunca salió del enclave de Schäffer, conocido como Colonia Dignidad.

Decenas de ex presos políticos afirman que estuvieran detenidos y fueron torturados en ese lugar. Schäffer, un ex cabo del ejército nazi, huyó de Alemania a comienzos de los sesenta y se instaló en Chile, en las cercanías de Parral, 370 kilómetros al sur de Santiago, donde creó una colonia agrícola que abarcó más de 15.000 hectáreas.

Schäffer también tiene cuentas pendientes con el fisco por millonarias evasiones tributarias. Según denuncias y reportajes periodísticos, impuso un régimen despótico en la colonia, y abusó sexualmente de decenas de niños.

El juez de Parral, Hernán González, juzgó y condenó a penas de prisión a 22 cómplices de Schäffer, el cual ahora tendrá también que comparecer ante este magistrado.

González, que mantenía sobreseído el juicio a la espera de que apareciera el prófugo, el sábado lo reabrió y procesó a Schäffer por 26 casos de abusos sexuales a niños chilenos y uno a un menor alemán.

Otro juez que podría interrogarlo, es Alejandro Solís, que investiga el caso del matemático ruso-estadounidense Boris Weisfeiler, quien desapareció mientras acampaba en las cercanías de Colonia Dignidad, en 1985.

En Buenos Aires, el ministro del Interior, Aníbal Fernández afirmó que el gobierno argentino «se ajustó a derecho» al decidir la expulsión de Schäffer.

Fernández, en declaraciones a radio Del Plata, sostuvo que el alemán «estaba en perfectas condiciones» y dio detalles sobre las pistas que se siguieron para detenerlo, entre ellas, la camioneta con dispositivo para movilizar sillas de ruedas.

El gobierno de Chile se mostró complacido por la captura de Schäffer, y agradecido por la buena voluntad de las autoridades de Argentina, que accedieron a decretar su expulsión.

«Reiteramos el agradecimiento al gobierno argentino y en particular al presidente Kirchner por la disposición a colaborar, a comprender la petición de expulsar a Schäffer como ocurrió. Está en Chile y va a ser puesto a disposición de los tribunales», afirmó al diario «El Mercurio» on line.

Admiten abusos en la controvertida colonia Dignidad

PARRAL, Chile (AP)- El vocero de una controvertida colonia alemana en el sur chileno, Michael Muller, admitió ayer que en ese lugar se violaron los derechos humanos.

En un inédito encuentro con familiares de detenidos desaparecidos bajo la dictadura del general Augusto Pinochet (1973-90), Muller conversó con el diputado oficialista Guillermo Ceroni, quien acompañó a los familiares. El grupo llegó hasta las puertas del hasta hace muy poco hermético recinto, conocido como Colonia Dignidad o Villa Baviera, cerca de Parral.

El vocero del enclave leyó muy nervioso una declaración en la que también dice que la colonia está dispuesta a colaborar con la justicia.

Muller dijo que se enteró de los abusos cometidos en la colonia, de 15.000 hectáreas, por un informe oficial que recopiló los testimonios de 27.000 ex presos políticos de la dictadura, conocido como el Informe o Comisión Valech.

«Yo me enteré a través del Informe Valech de muchas de las acusaciones que se nos hacen, esas cosas (que) se nos imputan son veraces», declaró.

«Yo ahora no represento a Colonia Dignidad sino a la nueva entidad que se llama Villa Baviera. Estoy dispuesto a dar la vuelta a todo eso que pasó y a colaborar, junto con ustedes, con la justicia», agregó.

Muller respondió a una carta entregada por Ceroni, en la que dirigentes de la agrupación de detenidos-desaparecidos de Parral piden a los colonos entregar datos sobre las víctimas, que podrían estar enterradas en el interior de la colonia.

Colonia Dignidad fue fundada por el ex cabo de sanidad del ejército nazi Paul Schäffer en 1961, que la convirtió en un enclave apartado de la legislación local.

Según decenas de testimonios y videos, los jefes de la colonia colaboraron con Pinochet y su régimen, muchas de cuyas autoridades, incluso algunos que hoy son congresistas de la oposición derechista, visitaban el lugar y eran agasajados por Schäffer en persona.

Schaefer, prófugo de la justicia chilena desde 1997, fue capturado el jueves en Argentina, que lo deportó a Chile la madrugada de ayer.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios