La lluvia cortó la ruta entre Bariloche y El Bolsón

Las precipitaciones provocaron un alud en la Ruta 40, a la altura del lago Guillelmo. En El Manso, los desbordes del río Foyel interrumpieron el tránsito en la Ruta Provincial 83.



#

Un poblador de El Manso afrontó a caballo la desbordada ruta, ya que los automotores comunes no podían circular.

Gentileza

SAN CARLOS DE BARILOCHE, EL MANSO (AB, AEB).- La intensa lluvia que regó la zona andina originó un alud de piedras y barro que cortó la Ruta Nacional 40, en el kilómetro 2041, a la altura del lago Guillermo.

Por otra parte, unas 50 familias residentes en los parajes El Manso Inferior y Paso El León (Chile) quedaron virtualmente aisladas ayer por desbordes del río Foyel, que interrumpió el tránsito por la ruta 83, que vinculada a Río Villegas con el límite internacional.

En la ruta 40 el deslizamiento motivó el cierre parcial del tránsito en el lugar, ya que el agua también socavó la calzada, por lo cual sólo se habilitó una mano, aunque al caer la noche, por seguridad, la vía fue cerrada.

Anoche trabajaron en el lugar personal de Parques Nacionales, Gendarmería y una máquina de la empresa Hidraco.

Desde la central de Incendios, Comunicaciones y Emergencias (ICE) de Parques se informó que el corte se originó cerca de las 17, en el arroyo central que baja por la cara este del cerro Padre Laguna, donde habitualmente hay aludes.

Por su parte, desde Defensa Civil de Bariloche se informó que las precipitaciones originaron los acostumbrados inconvenientes en la ciudad, pero hasta la noche no hubo inconvenientes graves ni evacuados.

La historia de siempre

En el Manso Inferior y Paso El León (Chile) las familias residentes quedaron virtualmente aisladas ayer por desbordes del río Foyel, que interrumpió el tránsito por la ruta 83, que vinculada a Río Villegas con el límite internacional.

Dichos pobladores se abastecen normalmente en El Bolsón y desde hoy tendrán complicaciones de conectividad. De igual modo, “es prácticamente imposible acceder a la escuelita”, a la que concurren unos 60 chicos, según graficaron anoche.

Previamente, un vecino detalló que “pasé con el agua arriba de las cubiertas, decí que es una 4×4 y tiene fuerza, pero un auto chico ya no pasa”.

“Es la historia de siempre, puteamos porque nos quedamos aislados, mandan un par de máquinas, tiran dos camionadas de ripio y después se olvidan hasta la próxima inundación”, precisó otro de los vecinos sobre la situación, mientras buscaba a caballo sus vacas para darles pasto en fardo en un galpón.

La zona más complicada está ubicada a pocos metros del llamado “puente verde”, donde el torrente que llega desde las pendientes de la montaña sale del cauce, inunda un valle transversal ocupado por varios crianceros y luego interrumpe el camino antes de descargar las aguas al río Manso.

Según los pobladores “Vialidad tendría que hacer un estudio bien hecho de una buena vez. Acá no queda otra que afectar recursos, no se puede seguir con parches; encima es la única ruta con Chile que tiene la provincia, es una vergüenza”.

Las lluvias caídas durante los últimos días han ocasionado que se derrita la nieve acumulada en las altas cumbres y, consecuentemente, aumenta el caudal de los cursos hídricos cordilleranos. Según el pronóstico, el mal tiempo se extenderá otros dos días.

Cabe destacar que el gobernador Alberto Weretilneck se interesó por la situación la semana pasada cuando estuvo en El Bolsón, donde se comprometió a gestionar el concurso de máquinas viales y visitar el paraje “antes tenga un lugar en la agenda”, conforme anticipó al comisionado Lisandro Lanfré.

No obstante, y según el testimonio de los mismos pobladores, “la máquina quedó rota cerca de la frontera y el camino sigue siendo un desastre”. Además hay otros arroyos que podrían agravar el cuadro porque también han desbordado.

Se espera que en el transcurso de la mañana del lunes lleguen funcionarios de distintos organismos para evaluar la complejidad y arbitrar medidas ante la coyuntura.

Una contingencia similar ocurrió a principios de junio, donde los mismos vecinos quedaron aislados durante varios días. Otra preocupación manifestada ayer apunta a “la precariedad del servicio eléctrico”. La semana pasada “nos quedamos sin luz porque la usina de Río Villegas se quedó sin combustible, pero si ahora se vuelve a cortar vamos a tener que resignarnos a alumbrarnos varios días con vela, aunque ya estamos acostumbrados”, dijo una mujer del mismo sector.


Comentarios


La lluvia cortó la ruta entre Bariloche y El Bolsón