La lluvia frenó la definición soñada

<b>Nadal se lució de entrada y Djokovic reaccionó, pero el agua complicó los planes. Completan hoy a las 8. </b>



#

AP

“La pista no es la misma que hace una hora”, se quejó Rafa ante el árbitro.

La histórica definición de Roland Garros, entre Rafael Nadal y Novak Djokovic tiene un nuevo condimento: por primera vez en 39 años, se postergó la final.

conocerá su campeón un lunes.

Rafa se imponía 6-4, 6-3, 2-6 y 1-2 en tres horas de juego cuando la lluvia obligó a detener el encuentro por segunda y última vez, en medio de una furiosa remontada de Djokovic.

Eran las 18:57 y el serbio acababa de encadenar un parcial de ocho juegos a uno ante un Nadal que, poco tiempo antes, acariciaba el título.

“La pista es la misma que hace una hora, ¿por qué no has parado antes?”, dijo Nadal al juez de silla, molesto por la demora en la interrupción, mientras su tío y entrenador, Toni Nadal, maldecía al volver al vestuario.

“No podemos controlar la pelota. Debemos parar”, se había quejado un rato antes el español. El juez árbitro Stefan Fransson aseguró sin embargo luego en conferencia de prensa que las condiciones eran las apropiadas para continuar. “No creo que el juego haya sido peligroso una hora antes”.

Por primera vez desde 1973, la final de Roland Garros no se jugará un domingo. En aquel año, el rumano Ilie Nastase se impuso al yugoslavo Nikola Pilic en un duelo postergado hasta el martes.

“Creíamos que con seis horas y media de luz entre las 13 y las 21:30 sería suficiente”, dijo el director del torneo Gilbert Ysern, cuestionado por el tardío comienzo de la jornada pese a los pronósticos de mal tiempo.


Comentarios


La lluvia frenó la definición soñada