La máquina imprimió mal un voto en las elecciones de Neuquén





Un elector aseguró que la máquina de boleta única electrónica utilizada en la elección de concejales del 22 de octubre le imprimió un voto equivocado y su selección terminó siendo nula. La situación ocurrió en la mesa 173 de la escuela 256 de Neuquén y se conoció con la publicación del escrutinio definitivo realizado por la Junta Electoral Provincial.

El acta que declaró la regularidad y validez del comicio dejó constancia del incidente, comunicado por las autoridades de mesa, por el cual el elector tachó la impresión seleccionada, escribió el nombre del partido al que pretendía votar, firmó y agregó su número de documento.

“Surge del acta de observación suscripta por autoridades y fiscales de mesa que el elector manifiesta que lo que imprimió no es lo que eligió. Luego de un intercambio de opiniones y siendo clara que la intención del elector fue distinta a la impresión de la boleta, corresponde declarar el voto como nulo”, resolvió la Junta.

Bianco Otaño, quien participó como autoridad suplente en esa mesa, contó a “Río Negro” que la persona les manifestó que no había elegido al partido indicado en la boleta y tampoco aceptaría hacerlo. Dada la situación, decidió intervenir la boleta y aclarar su elección, pese a que terminó perdiendo el secreto de su voto.

“Lo dejamos asentado porque fue una irregularidad bastante severa”, señaló Otaño. Explicó que la mesa fue particularmente lenta porque las máquinas se tildaban y tuvieron que ser cambiadas tres veces.

En las elecciones de San Luis capital del domingo ocurrió un hecho similar con un votante que denunció fraude y motivó que la justicia electoral secuestrara la máquina para realizarle pericias.

“No creo que haya fallado”, consideró en este caso la secretaria electoral provincial, Rosana Dalton, quien afirmó que en Neuquén “no hubo denuncias” por irregularidades en el proceso.

“Lo podrían haber verificado, se le podría haber dado otra boleta para que haga la opción correcta. Muchas veces se pueden haber confundido, por ahí no leyeron bien o no marcaron bien o creyeron haber marcado una cosa y fue otra”, explicó.

A diferencia de otras jurisdicciones, Neuquén no prevé la realización de una auditoría del software del sistema por expertos o universidades. Sólo se coteja el contenido de los chips y la impresión en un 5% de las mesas al momento del escrutinio definitivo. En este caso, la justicia electoral indicó que “arrojó como resultado la exactitud de los datos respecto a los contenidos en las actas de cierre, así como de los certificados de transmisión de resultados”.

Nulos

Datos

423
votos anulados hubo en la elección municipal de la capital neuquina, un 0,26% del total.

Comentarios


La máquina imprimió mal un voto en las elecciones de Neuquén