La mayor matanza de focas marinas

El gobierno canadiense autorizò la matanza de 320.000 focas arpa. La caza estuvo frenada durante varios años.



MONTREAL (DPA) – Sobre los hielos delante de la costa noreste de Canadá, frente a Terranova y el Golfo de San Lorenzo, comenzó nuevamente la mayor matanza de mamíferos marinos del mundo. Junto a los cazadores se encontraban decenas de manifestantes en los témpanos del Golfo de San Lorenzo.

El Ministerio de Pesca canadiense en Ottawa autorizó para esta temporada la matanza de 320.000 focas arpa.

Numerosos habitantes de la provincia atlántica, industrialmente pobre, viven de la venta de la piel de foca, cuyo precio se multiplicó por diez en los últimos cinco años, según los medios canadienses. Otra fuente de ingresos es el aceite que se extrae de los animales.

Las organizaciones protectoras de animales critican que las focas son matadas de manera cruel y muchas veces son despellejadas vivas.

Por eso reclaman una prohibición mundial a la importación de productos realizados a partir de las focas, tal como se impuso hace poco en Estados Unidos.

También México, Bélgica y Holanda están analizando la posibilidad de implementar una medida de este tipo.

Los principales compradores – China y varios países escandinavos, sobre todo Dinamarca y Noruega – hasta ahora no presentaron ninguna objeción a los sangrientos métodos de sacrificio de lo animales.

Rebecca Aldworth, directora de la organización Canada Wildlife, recordó el lunes que el 95% de las focas matadas no superan los tres meses de vida.

Algunas asociaciones protectoras de animales llamaron este año por primera vez a boicotear todos los productos marinos canadienses, entre ellos también pescados y cangrejos.

El gobierno de Canadá justifica la alta cifra de matanzas permitidas en los últimos tres años – que por primera vez supera el millón de ejemplares – por el hecho de que las focas se reprodujeron fuertemente y amenazan las reservas de bacalao en el Atlántico.


Comentarios


La mayor matanza de focas marinas