La medicina holística en la veterinaria

Este método de tratamiento y prevención de enfermedades también es aplicable en animales. En esta nota, una profesional consultada por Río Negro explica cómo se la practica.





Los tratamientos alternativos contribuyen a sanar el alma de nuestros fieles compañeros.

Los tratamientos alternativos contribuyen a sanar el alma de nuestros fieles compañeros.

Muchos se preguntarán qué es la medicina holística y la definición es simple y abarcativa. Es un método de sanación que busca ocuparse del cuerpo, la mente y el alma del paciente, mediante terapias tradicionales y complementarias. Su objetivo es llegar a un estado de salud óptimo de prevención y tratamiento de enfermedades.


“En esta medicina, el paciente es un individuo que enferma por un desequilibrio físico, emocional, espiritual, social y ambiental. Por ende, la curación llega de forma natural cuando se equilibran estos aspectos, por lo tanto, el médico es un guía y mentor del paciente”, explica, consultada por Río Negro, María de los Ángeles Pirola, médica veterinaria (MP 448) que ejerce medicina veterinaria holística e integrativa desde hace más de 15 años, en Allen.

No hay recetas mágicas ni universales que sean válidas para todos. Si se necesita administrar una droga alópata o indicar una cirugía, se hace”.

María de los Angeles Pirola, médica veterinaria (MP 448)


“Con la ciencia de respaldo, y con mucho amor y respeto, acompaño a mis pacientes a lo largo de su vida y en su muerte también”, sostiene la profesional.


Entonces, la medicina veterinaria holística e integrativa, en palabras de Pirola, “la sutil interacción de distintas ramas ancestrales y modernas de la medicina veterinaria, que se entrelazan para dar contención y sanación a nuestros pacientes animales”.

Cada tratamiento es a la medida de cada paciente y la situación puntual que esté viviendo.


Cada tratamiento holístico es a la medida de cada paciente y la situación puntual que esté transitando. Algunos tratamientos son jarabes o medicinas bebibles; otros, de uso externo en forma de aceites, cremas o ungüentos. También existen tratamientos inyectables, de aplicación diaria, semanal o mensual. Algunas veces el tratamiento es un cambio en el tipo o forma de alimentación, destacando las virtudes de la alimentación natural y consciente.
“No hay recetas mágicas ni universales que sean válidas para todos. Si se necesita administrar una droga alópata o indicar una cirugía, se hace”, comenta Pirola. Se hace lo que sea más apropiado para cada paciente.
Aquí, vale aclarar que la sanación es un proceso particular de cada ser y, a veces, no es la cura que algunos esperan. “A veces, el cuerpo no se cura, pero sana el alma”, advierte la médica.
“Algunos animales con cáncer o enfermedades degenerativas, desahuciados, luego de muchas cirugías, tratamientos invasivos y agresivos llegan con el alma y el cuerpo devastado, entonces, nosotros, con todas nuestras herramientas, priorizamos siempre la calidad de vida y acompañamos-respetando la vida y los procesos de cada ser”, concluye Pirola.


Comentarios


La medicina holística en la veterinaria