La nieve sirvió para aplacar algo el polvillo

En Jacobacci todavía faltan barbijos y antiparras para que los chicos vayan a la escuela.

José Mellado

erupción del volcán puyehue

INGENIERO JACOBACCI (AJ).- La fina capa de nieve que cubrió el suelo en gran parte de la Región Sur rionegrina generó un alivio para los productores y les dio un respiro a los poblados afectados por la ceniza volcánica.

Durante la mañana de ayer, la nieve se hizo presente en el centro de la zona, aunque en forma muy escasa. Sin embargo la poca humedad que pudo absorber el suelo sirvió para aplacar el fuerte impacto de la ceniza impidiendo que las finas partículas del material volcánico se mantengan suspendidas en el aire, tal como venía ocurriendo desde hace varios días.

Esto permitió que las actividades se desarrollen con normalidad. En Jacobacci continuaron las reuniones con los padres en las distintas escuelas para acordar criterios para reiniciar las clases. En principio se especulaba con la vuelta a las aulas entre ayer y hoy. Pero no será así porque no todas las escuelas están en condiciones de recibir a los alumnos.Todavía no cuentan con las aberturas selladas, barbijos y antiparras suficientes.

Esto quedo evidenciado en la escuela 17 donde ayer a la tarde un nutrido grupo de padres solicitó a los directivos intensificar los reclamos ante Educación para poner el edificio en condiciones de recibir a los 400 alumnos y también se ofrecieron a colaborar en lo que sea necesario para poder acelerar el reinicio de las clases. Hoy, a las 9 un grupo irá a la escuela para ayudar a sellar las ventanas con nailon, entre otros trabajos.

Ante el lento avance en el reacondicionamiento de los distintos edificios, ayer se especulaba con la reanudación de las clases en todos los niveles para la próxima semana.

La falta de abastecimiento de antiparras, barbijos y otros elementos para afrontar la contingencia de la ceniza por parte de los organismos competentes, no solo afecta a las escuelas, sino también al hospital de Jacobacci que logró recibir parte de estos elementos gracias a la donación de una empresa privada.

Por otro lado la nieve, aunque muy escasa, levantó el ánimo de los productores que por estos días viven horas difíciles debido a la gran sequía que afecta la zona desde hace más de cinco años y a la ceniza que amenaza con devastar los campos a corto y mediano plazo. En Maquinchao, a la nieve se le sumó la llegada de los primeros camiones con granos y pasto comprados por el grupo de productores autoconvocados con los 1.100.000 pesos que esa localidad recibió desde Nación para afrontar la emergencia por la ceniza.

Aunque escasa, la nieve fue un alivio porque precipitó la ceniza en suspensión.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora