La nueva fuerza de Sobisch divide aguas en el MPN

El Partido del Movimiento despierta pasiones y rencores. Críticas de Luz Sapag. Gschwind apoya la proyección nacional

NEUQUEN (AN).- El gobernador Jorge Sobisch eligió el 4 de junio último para presentar ante la justicia electoral el Partido del Movimiento (PM) que utilizará para proyectarse en la escena nacional. La fecha no es casual. Coincide con el nacimiento del MPN, que conmemoró la semana pasada 43 años de historia. El PM ya despierta pasiones y rencores puertas adentro del partido provincial que se enfrenta a un desafío desconocido.

Ayer, la senadora Luz Sapag no anduvo con vueltas y aseguró que el nuevo partido de Sobisch «no es el MPN». Recalcó que el PM confirma que se trata de «una aspiración personal» del mandatario neuquino, y presidente del MPN. En la misma sintonía se pronunció, el ex diputado provincial vinculado al felipismo, Jorge Tobares, quien advirtió que «ni siquiera se conocen los principios de esta proyección. Por eso, no se puede considerar que ese partido sea el MPN».

El presidente del bloque de diputados del oficialismo, el utrasobischista Manuel Gschwind, replicó desde la otra trinchera y aseguró que «la gente apoya la proyección nacional del MPN y de Sobisch». Enfatizó que está de acuerdo co el lanzamiento del PM porque «es una forma de trasladar al país un gobierno exitoso». El titular del bloque de concejales neuquinos del MPN, Omar Gutiérrez, adelantó que la fuerza nacional «tiene el total respaldo y apoyo del bloque».

Sobisch con sus ambiciones presidenciales introduce por primera vez al MPN en el laberinto de la política nacional. La fuerza provincial hasta ahora había prescindido de las alianzas electorales con partidos nacionales. Por el contrario, había optado por dejar en libertad de acción a sus afiliados en los sucesivos comicios presidenciales. Pero el proyecto de Sobisch cambia radicalmente las reglas de juego.

Sapag reiteró que la proyección se tenía que «haber discutido en el ámbito del partido» provincial, y reiteró que «no sale de las bases ni del corazón del MPN». Consideró que la militancia no sale a cuestionarlo abiertamente porque «no tiene la oportunidad de discutirlo». Y se quejó de que la Convención del MPN ni siquiera convoca a debatir temas prioritarios para la provincia como los relacionadas con la energía, la coparticipación federal de impuestos, seguridad y educación.

Para Sapag hay sectores internos que tienen «una gran necesidad de expresarse y hoy no son escuchados, porque está conducción ha cerrado las puertas».

Afirmó que los diferentes grupos que están trabajando en silencio en el interior de la provincia se reunirán en septiembre u octubre para construir una propuesta distinta al oficialismo.

Tobares consideró que la puesta en marcha del PM es «sólo un ropaje jurídico para una proyección, pero no tiene sustento en las bases, sino que surgió del gobernador y un grupo de dirigentes acólitos». Evaluó que Sobisch busca «confundir a los afiliados y a la opinión pública con el nuevo partido y trata de aprovecharse de una historia del MPN para presentarse a nivel nacional».

Advirtió que los riesgos para el MPN es la desmovilización de la militancia que provoca una desvinculación del partido con las problemáticas sociales.

Según Tobares, los afiliados se mantienen en silencio porque «hay una base clientelar que ha montado el sobischismo con becas, contratos y créditos».

Nota asociada: Tomasini impulsa un proyecto de enmienda de la Constitución  

Nota asociada: Tomasini impulsa un proyecto de enmienda de la Constitución  


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios