La nueva semi “perfecta” es Djokovic-Wawrinka

Se espera una verdadera “batalla” entre ellos.

Nole ganó 16 de los 19 partidos que jugó contra Wawrinka, pero igual el duelo se ha tomado como un clásico.

Roger Federer y Rafael Nadal ya no están, pero el tenis espera expectante y feliz la semifinal del Abierto de Australia que mañana jugarán el serbio Novak Djokovic y el suizo Stanislas Wawrinka.

“Ya escuchaste la reacción de la tribuna, esperan una maratón como las últimas dos veces”, dijo Nole al extenista Jim Courier mientras lo entrevistaba.

“Sé que los dos daremos lo mejor para jugar el mejor tenis posible”, añadió el serbio tras su sólido 7-6 (7-5), 6-4 y 6-2 sobre el canadiense Milos Raonic. Horas antes, Wawrinka se había impuesto 6-3, 6-4 y 7-6 (8-6) al japonés Kei Nishikori.

Cuando se enfrenten, ambos conocerán ya al otro finalista, pues el checo Tomas Berdych y el británico Andy Murray jugarán hoy la primera semifinal.

Los rugidos de los espectadores tienen su razón de ser: Djokovic se impuso 12-10 en el quinto set a Wawrinka en los octavos de 2013, y el suizo le devolvió la gentileza con un 9-7 en el quinto parcial en los cuartos de 2014. Ese partido fue el impulso que necesitaba para derrotar días después a Nadal –disminuido físicamente, eso sí– en la final y llevarse así su primer GS. Antes que Djokovic batiera a Raonic, Wawrinka ya contaba en cierta forma con que el rival fuera el serbio. “Va a ser divertido jugar nuevamente con él, me va a gustar jugar con él tres años consecutivos. Tuvimos algunos partidos de locura en los Grand Slam”, recordó el suizo, que incluye en el “paquete” el 6-4 en el quinto set de la semifinal del US Open 2013 que le ganó Djokovic.

El duelo tiene muchos atractivos, pero estadísticamente no deja de ser extraño que, tras 16 victorias de Djokovic y sólo tres de Wawrinka en el historial que comparten, se hable de “duelo”.

Djokovic explicó con claridad por qué Wawrinka es un rival a su altura. “Él no creía lo suficiente que fuera capaz de ganar Grand Slams, y eso cambió en los últimos dos años”, recordó.

Será una batalla que opondrá el tenis de goma –es desesperante para sus rivales ver a Djokovic devolviendo con golpes ganadores tiros que parecen imposibles– del serbio al preciosista del suizo, dueño de un servicio implacable y de un revés a una mano que calienta los corazones de aquellos que aman al deporte de la raqueta. Si los dos juegan a su máximo nivel, bien puede hablarse de la semi perfecta.

TENIS | ABIERTO DE AUSTRALIA


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios