La obra social no le compra una prótesis y está grave

Un hombre de 65 años apenas puede moverse y lleva dos meses internado porque su obra social -Profe- no le compra una prótesis coronaria. El médico ya no sabe qué puertas golpear porque la vida del paciente pende de un hilo.

SIERRA GRANDE (Especial).- La vida de un paciente del Policlínico «Pablo Bianchi» de esta localidad depende de un elemento que le deben introducir en una de sus arterias coronarias.

La falta de recursos impide que el nosocomio local pueda hacer frente a la adquisición de esta prótesis, por lo que su médico de cabecera suplica que la obra social del enfermo se haga cargo de la compra del pequeño dispositivo.

Rubén Labrín, de 65 años, desde hace dos meses está internado a causa de una grave afección cardíaca, casi sin moverse de su cama porque cualquier movimiento imprevisto le puede causar un infarto y corre serio riesgo de morir.

Padece una severa obstrucción coronaria en una importante arteria. Hoy su médico personal, después de haber agotado todos los medios administrativos busca desesperadamente una solución vital para su paciente.

Juan Soumoulou, médico cardiólogo del Hospital Pablo Bianchi, ya no encuentra más puertas donde golpear.

No es para menos, ya que la vida de uno de sus pacientes depende de que se consiga una prótesis que se le debe colocar en una arteria que va directo al corazón y practicarle un procedimiento que impida que el conducto continúe cerrándose.

El médico explicó ayer a este medio que el elemento que necesita es un «stent», una pequeña malla de protección que impediría que la arteria se vuelva a obstruir. «Se le debe realizar una angioplastía y colocarle un stent en la arteria descendente», dijo el médico.

Agregó que del dispositivo depende la vida del paciente.

Este material debería ser provisto por la obra social «Profe», de la cual Labrín es afiliado, pero las incansables gestiones de Soumoulou sólo han arrojado hasta el momento respuestas negativas.

En la delegación regional de la obra social, con sede en Viedma, le comunicaron que «Profe» carece de la posibilidad económica de comprar un «stent», tan necesario para este paciente de escasos recursos.

El profesional de Sierra Grande no sale de su asombro que la vida de las personas esté sujeta a la falta de medios económicos cuando debería ser una prioridad del Estado.

El costo

El pequeño elemento cuesta alrededor de 4 mil pesos, lo que lo hace inaccesible para el nosocomio, para la obra social y mucho más para el paciente, cuya vida pende de un hilo debido a la crisis económica y a la falta de respuesta de los organismos competentes.

Como última instancia el cardiólogo recurrió a «Río Negro», para intentar a través de la difusión del caso, encontrar respuestas de la obra social.

Denunció a «Profe» -obra social que asiste a personas de bajos recursos con pensiones- de desoir sus reclamos y la intimó a dar urgente solución al problema de su paciente.

La vida de Labrín depende de este material. «Por favor, necesitamos ayuda», pidió el cardiólogo.

Dos meses sin moverse

SIERRA GRANDE (Especial)- Rubén Labrín es el paciente que aguarda con urgencia alguna reacción de su obra social. Agotado de permanecer casi sin moverse no sabe qué le deparará el destino si no se consigue la prótesis que necesita para seguir viviendo. A sus 65 años está desocupado, vive con su esposa, una mujer que recibe una pensión de 120 pesos mensuales y con lo que tratan de subsistir todo el mes.

La esposa de Rubén lo incorporó a los beneficios de su obra social «Profe» y ahora esperan juntos que esa entidad se haga cargo de la compra del «stent» que se necesita para la futura intervención quirúrgica.

«Hace dos meses que estoy internado y desde entonces no me puedo mover porque al menor esfuerzo me puede agarrar un infarto», relató angustiado el hombre en la habitación en la que pasa sus días desde mediados de marzo. «Lamentablemente la obra social dice que no se puede hacer cargo y aquí estamos en la lucha. Como todo enfermo tengo paciencia y debo esperar, ya sea para salir vivo o muerto», comentó crudamente Labrín a este medio. Rubén sufre del corazón desde hace muchos años.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora