La «saturación» policial bloqueó otra manifestación

El gobierno impidió a una marcha multisectorial llegar a la Plaza de Mayo.

Grupos piqueteros, universitarios y del hospital Garrahan realizaron ayer una marcha multisectorial, pero no pudieron llegar a Plaza de Mayo, ya que el gobierno nacional dispuso un nuevo plan de saturación policial y bloqueó los accesos en calles y avenidas.

Cordones policiales, con apoyo de camiones hidrantes y caballos, cortaron las calles de ingreso a Plaza de Mayo, y el paso en 9 de Julio y Avenida de Mayo, donde se registraron forcejeos, incluso algunas agresiones, sin consecuencias.

El cerrojo de la policía produjo que algunos manifestantes intentaran pasar a la fuerza el vallado pero de inmediato se reforzó la barrera con efectivos que portaban solo escudos.

Los forcejeos continuaron, incluso piqueteros arrojaron algunas piedras, mientras los organizadores gestionaban ante los jefes policiales un permiso para acceder a la Plaza de Mayo, que nunca llegó.

Finalmente, el grueso de la manifestación decidió cambiar el destino de la protesta y dirigirse hacia el Obelisco, en tanto un pequeño grupo seguía parado frente al cordón policial, en medio de un clima tenso, aunque finalmente no se produjeran incidentes.

El gobierno nacional mantuvo la estrategia de impedir protestas callejeras con cortes de vías de tránsito, con distribución de numerosos efectivos policiales en puntos claves, pero en esta ocasión evitó el acceso a Plaza de Mayo a grupos sindicales y sociales, en una protesta no enmarcada por piquetes.

La convocatoria fue realiza por el Bloque Piquetero Nacional, universitarios y trabajadores del hospital Garrahan, que convocaron a marcar desde esa unidad sanitaria en el barrio porteño de Parque Patricios, hasta Plaza de Mayo, previo paso por el Congreso Nacional.

Sin embargo, la administración de Néstor Kirchner ordenó «no dejar entrar a la Plaza de Mayo» a los manifestantes, quienes exigían un salario mínimo de 1.800 peso para el personal del Garrahan, aumento a 350 pesos en los planes sociales y «cese de la política represiva del Estado», según manifestaron a DyN.

Los piqueteros arribaron ayer al mediodía a la estación ferroviaria de Constitución y desde allí marcharon hasta el Hospital de niños Juan Garrahan, en el barrio porteño de Parque Patricios. Junto a los trabajadores en huelga, los manifestantes iniciaron, sin incidentes, la convocatoria que los llevaría, previo paso por el Congreso Nacional, al microcentro porteño.

Frente a la plaza de los Dos Congresos, docentes y alumnos universitarios, junto a agrupaciones sociales y políticas de izquierda comenzaron su recorrida cerca de las 17.30, aunque una hora y media después siguieron arribando manifestantes.

La columna de cinco cuadras quedó, a las 18.45, frente a frente con la Policía en la intersección de las avenidas De Mayo y 9 de Julio, por lo que comenzó una serie de forcejeos, en especial ante la llegada de los jóvenes universitarios, aunque no fueron incidentes mayores.

La manifestación fue monitoreada desde el Ministerio del Interior por Aníbal Fernández, que no viajó a Río Gallegos con el presidente Kirchner para seguir personalmente el desenvolvimiento de la protesta multisectorial. (DyN/Télam)


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora