#QuedateEnCasa Cómo hacer trámites desde casa

Las Coloradas de Las Grutas: la belleza al rojo vivo

El balneario ubicado a 5 km al sur de Las Grutas es uno de los preferido de quienes buscan alejarse del ruido de las playas del centro. Su cercanía, la onda tranqui, el tono rojizo de las rocas y los médanos lo llenan de encanto.



A 5 km de Las Grutas en dirección al sur la temporada cambia de color y se pone en pausa. Es que, aunque Piedras Coloradas es un balneario que queda a poca distancia de las playas del centro, su tranquilidad y su paisaje diferente lo alejan de la oferta de sitios más concurridos. Y los tonos rojizos de esas rocas que aparecen salpicando la arena la llenan de encanto.

Además, alimentan ese halo de magia que tiene el lugar. Muchos dicen que recostarse sobre ellas se recargan energías, porque deben su color a la presencia de feldespato, un mineral que pertenece al grupo de los que constituyen la corteza terrestre.

Aunque va más gente, la belleza y la tranquilidad de sus playas siguen intactas. Fotos: Martín Brunella

Energéticas o no, las enormes piedras le dan carácter a la playa. Durante la bajamar, cuándo la arena queda al descubierto por completo y la costa se aprecia en su totalidad, el sol las baña de un brillo en el que centellean esos reflejos rojos que tanto seducen. En esos momentos son respaldo para apoyarse en busca de relax, mesa para apurar un almuerzo o soporte de juegos para los más chicos.

Cuando la pleamar se registra ese escenario cambia, y cada roca se convierte en una suerte de isla donde refugiarse para admirar el paisaje. Algo que, otra vez, adoran sobre todo los más chicos, que las usan para encaramarse y zambullirse en el agua.

La arena suave tapiza la costa y se convierte en médano. Fotos: Martín Brunella

Pese a que la calma y el ambiente distendido es el que reina, también existen paradores con todos los servicios, para re aprovisionarse o comer y tomar algo rico al borde del mar.

Uno de los imperdibles del sector es una pequeña biblioteca de adobe, que fue creada años atrás y sigue sorprendiendo. Depende de la biblioteca popular Luis Piedrabuena, ubicada en la zona céntrica del balneario.

Se puede visitar, y allí prestan libros para chicos y grandes, porque fue ideada para acercar y fomentar la lectura durante las vacaciones, en las que todos tienen más tiempo para disfrutar. Además, organizan actividades recreativas y culturales, y siempre hay narradoras que llenan de magia las tardes.

Una pequeña biblioteca de adobe, sigue sorprendiendo Fotos: Martín Brunella

Otra particularidad son las lanchas de pesca artesanal, que le dan su cuota de pintoresquismo al sector. Al caer el sol vuelven cargadas de los pescados y mariscos que fueron capturados tras una intensa jornada de pesca. Verlas operar despierta curiosidad e interés.

Esta playa, por otra parte, es una suerte de ‘portal de ingreso’ a otras, agrestes y carentes de servicios, que se extienden hasta llegar a Fuerte Argentino, una enorme meseta que se dibuja nítida contra el horizonte. Por eso, conocerla puede ser el puntapié inicial para aventurarse y seguir recorriendo, durante otras jornadas, esa sucesión de lugares paradisíacos, repletos de postales para compartir.

Fotos: Martín Brunella

Lo cierto es que vale la pena conocer Piedras Coloradas, un lugar que atrapa por su colorido y por el contraste de esos destellos minerales, que compiten con el dorado de su arena y con el azul del mar que la baña.

Datos

43
km tiene el corredor de playas agrestes que hay desde las afueras de Las Grutas hasta la meseta Fuerte Argentino.
12
años cumplió la biblioteca de adobe y barro. Se inauguro en 2009.

Para tener en cuenta


-En Piedras Coloradas existen paradores, pero no hay servicio de guardavidas. Por eso lo ideal es disfrutar a pleno del mar, pero con precaución, y tomando recaudos.

-Visitar la pequeña biblioteca de adobe que funciona en el ingreso a esta playa es uno de los imperdibles. Hay que estar atento, además, a las actividades que anuncian. Todas las tardes suele haber algo para compartir. Entre las opciones, se destacan las narraciones de cuentos para niños o adultos.

Fotos: Martín Brunella

-En los paradores siempre hay algo rico para degustar.  Por caso, el litro de cerveza está $190 y los licuados de medio litro $250. Ideales para acompañar una picada de mariscos que alcanza hasta para tres personas y tiene mejillones, cholgas, vieyras, pulpitos, rabas y langostinos ($1200).

-En el sector también ofrecen masajes relajantes. El de una hora sale $700 y $400 el de media.

-Las playas ubicadas más al sur, pasando este balneario, son toda una atracción. Pero para aventurarse, como los caminos son huellas de ripio y arena, lo ideal es contar con vehículos todo terreno.


Comentarios


Las Coloradas de Las Grutas: la belleza al rojo vivo