Las reservas del Central superaron la barrera de los u$s 35.000 millones

Durante febrero la autoridad monetaria sumó más de mil millones de dólares.

Las reservas internacionales del Banco Central de la República Argentina (BCRA) alcanzaron los 35.004 millones de dólares, tras un incremento de más de 1.000 millones en el transcurso de febrero, según confirmó ayer el organismo monetario.

Según los datos difundidos por la entidad que preside Martín Redrado, el stock de reservas se incrementó hoy en 104 millones de dólares, aunque el detalle de los balances definitivos recién se conocerán la semana que viene.

La posibilidad de que las reservas superen la marca de los 35.000 millones de dólares fue anticipada este mediodía por el presidente Néstor Kirchner, durante su discurso ante la Asamblea Legislativa.

«Las reservas del Banco Central de la República Argentina finalizaron el día de la fecha en un nivel de 35.004 millones de dólares dentro de un absoluto control del equilibrio en el mercado monetario», destaca el organismo en un comunicado difundido esta tarde a la prensa.

El fuerte crecimiento del stock en poder de las arcas del Central refleja la política de acumulación de reservas internacionales que lleva adelante la administración del presidente Néstor Kirchner y que es replicada por los principales países emergentes, especialmente aquellos que han sufrido crisis financieras significativas. «Este resulta un mecanismo efectivo para reducir la vulnerabilidad externa, darle previsibilidad a nuestra economía y disminuir la tasa de interés que el país paga en el mercado internacional», sostiene el documento.

La intención manifestada en más de una oportunidad por el gobierno nacional es generar un seguro anticrisis que actúe como garantía para el programa macroeconómico.

La política se complementa con un programa de absorción para intentar mantener el equilibrio en el mercado monetario a partir de tres elementos: un sistema financiero con alta liquidez que cancela anticipadamente sus deudas, un sector público que ahorra y un Banco Central con un activo manejo de su balance para producir un superávit cuasifiscal.

De esta forma, a través de la colocación neta de pases pasivos, la emisión de notas y letras del BCRA (en diferentes plazos, a tasa fija y variable, alargando la madurez de los pasivos) y el cobro anticipado de los redescuentos que habían sido otorgados durante la crisis, el Central busca eliminar cualquier potencial exceso de oferta monetaria.

Por su parte, el circulante en poder del público muestra una trayectoria descendente, con una caída de 7 por ciento en su variación anual y lo mismo sucede con los medios de pago (circulante más depósitos a la vista), cuyo crecimiento se sitúa tres puntos porcentuales por debajo de la variación nominal del Producto.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios