“Las resoluciones no aportan a la educación con calidad”

ROCA- La Unter afirmó que “el fracaso escolar no es un problema para resolver con resoluciones emitidas sin consenso”, sino que “requiere las modificaciones necesarias para poder enseñar y aprender en una escuela justa que garantice el derecho social a la educación y (…) con calidad”. El gremio emitió una declaración “en el contexto de la andanada de resoluciones emitidas recientemente, de forma inconsulta, por el CPE”. En el documento que firman Roxana Ameri secretaria de nivel Medio; Barbara Palumbo, secretaria de nivel Primario y Jorge Molina, secretario Adjunto de la Unter, se manifestaron “de acuerdo con la necesidad de garantizar el derecho social a la educación de todos los/las estudiantes”, pero “rechazamos enfáticamente el concepto de calidad como sinónimo de exclusión del sistema educativo anclado en el paradigma de una educación elitista”. “Estas resoluciones no aportan nada a la educación con calidad”, enfatizan. “Hacer realidad la universalización de la escuela, requiere una mayor inversión educativa, políticas activas del Estado para que los/las jóvenes puedan ingresar y permanecer en el sistema educativo formal, garantizar todas las condiciones materiales y simbólicas para que los chicos y chicas asistan, permanezcan y egresen de la escuela, mejorar los puestos de trabajo y el salario docente. Pero todo esto no es suficiente si simultáneamente no se logra que en el imaginario colectivo se cambie la representación de que la escuela no es para todos, por otra diferente: la escuela es un derecho universal que debe hacerse posible para todos”. Repitencia y abandono “Es en este punto donde es necesario pensar en cómo superar el obstáculo que significa la repitencia y el abandono en las trayectorias estudiantiles, alentando la construcción de nuevos criterios para la evaluación y la promoción de saberes, asumiendo que la repitencia y la exclusión son problemas institucionales de las escuelas, del sistema y de las políticas públicas y no de responsabilidad individual de los/las estudiantes, los/las docentes o las familias. Desde allí, podremos poner en cuestión el criterio de repitencia para poder construir otras formas institucionales de promoción de los/las estudiantes”. Unter expresó que “ninguna de estas resoluciones se realizaron con la conformidad del sindicato” y “con respecto a algunas de las resoluciones (trayectorias escolares, homologación de títulos de escuelas técnicas, etc.), se había acordado, en diferentes paritarias, que se bajarían a discusión con toda la comunidad educativa”. “El fracaso escolar no es un problema para resolver con resoluciones emitidas sin consenso, es un problema que requiere las modificaciones necesarias para poder enseñar y aprender en una escuela justa que garantice el derecho social a la educación y a una educación con calidad”, sostienen. Finalmente advierten que “como Unter vamos a exigir el no innovar en materia educativa tal cual el criterio acordado en la última paritaria que expresaba claramente que no se tomarían resoluciones de política educativa hasta la asunción de las nuevas autoridades”. (Redacción Central)


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora