Le tomarán declaración al director de la cárcel abierta

NEUQUEN (AN)- La justicia le pidió al director de la prisión abierta de Plottier que informe si conocía las serias irregularidades que salieron a la luz luego de que un preso que no debía estar alojado allí asesinó a una persona.

La investigación, según trascendió ayer, avanza por dos carriles paralelos. Por un lado se tratan de establecer todas las circunstancias del asesinato de Polidoro Jara, un hombre de 52 años encargado de la chacra donde funciona la prisión abierta.

Jara fue asesinado de cuatro puñaladas por Roberto Martínez, de 29 años, un reincidente con tres condenas sobre sus espaldas que debe cumplir siete años en prisión por robo con armas.

Hasta ahora no se sabe por qué cometió el crimen. Hasta ahora se negó a declarar, pero una versión indica que la semana próxima ofrecerá su versión ante el juez de la causa, Juan José Gago.

Al mismo tiempo, Gago investiga las irregularidades que trascendieron a partir del crimen. Según se supo ayer, incorporó al expediente fotocopias de las notas publicadas por «Río Negro» en las que están citados chacareros vecinos a la cárcel abierta, quienes expresaron su preocupación por los robos continuos que vienen sufriendo.

Además, una fuente policial consultada por este diario reveló que el año pasado se investigó a la prisión abierta porque se sospechó la vinculación entre algunos de los internos que están allí alojados con una banda que cometía robos con armas en esta capital.

El juez Gago tiene previsto tomarle declaración al jefe de la cárcel, un hombre retirado del Servicio Penitenciario Federal cuya identidad no trascendió. También le pedirá que informe sobre el funcionamiento interno de la unidad y las características personales de Martínez, quien al parecer no se había adaptado al régimen de autodisciplina. Sin embargo, su traslado recién se gestionó cuando ya era tarde.

En ámbitos judiciales y del gobierno se sigue con atención la evolución de este caso, que puede aplicarle un duro golpe a una experiencia con pocas similitudes en el país y en el continente.

De todos modos, esta prisión abierta tiene sus particularidades. En su fase original, los internos estaban bajo vigilancia de personal civil pero desde su traslado de Challacó a Plottier las medidas se endurecieron. Ahora los celadores tienen formación penitenciaria, aunque no portan armas.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora