Los aliados se atrincheran para replantear su entrada a Bagdad

Frenaron su marcha a la espera de un nuevo plan.Problemas con el abastecimiento a líneas de avance. Irak y la Yihad amenazan con 4.000 suicidas.

Las tropas aliadas frenaron su avance y se dedican a defender posiciones en su marcha hacia Bagdad. Esperan nuevas órdenes del comando central.
BAGDAD.- Soldados estadounidenses fortificaron ayer sus trincheras al sur de Bagdad, sin apresurarse en atacar la capital, mientras los bombardeos y la artillería debilitan las defensas de las tropas iraquíes. La idea es ganar tiempo para que los estrategas militares definan cómo quebrar a las unidades de la Guardia Republicana iraquí atrincheradas en las afueras de la ciudad.

Esa es la estrategia de los aliados para los próximos días, mientras que el régimen iraquí también salió ayer a hacer su juego por el lado del terror. Un vocero del Ejército anunció más atentados suicidas contra las fuerzas invasoras, dijo que más de 4.000 voluntarios de países árabes están listos para actuar, y el brazo armado del movimiento radical palestino Yihad islámica afirmó que había enviado kamikazes a Irak para hacer estallar hombres-bombas contra soldados de las tropas de Estados Unidos y Gran Bretaña.

Un suicida palestino siguió al pie de la letra ese mensaje y ayer hizo detonar una bomba adherida a su cuerpo en un café de la ciudad israelí de Netanya. El saldo fue 38 personas heridas y el primer golpe a Israel en medio de la guerra, ya que la Yihad Islámica dedicó el sangriento hecho «al pueblo iraquí».

Replanteo

En el frente de guerra cerca de Bagdad, el ritmo más lento que ahora muestran algunas unidades que antes aceleraban su marcha para derrocar al presidente Saddam Hussein podría reflejar un replanteo táctico provocado por preocupaciones relacionadas a los problemas que sufren las líneas de apoyo y la dura resistencia de los iraquíes.

El fracaso en los intentos por penetrar en Basora, la segunda ciudad de Irak, después de una semana de sitio también pudo influir en que los estrategas militares modificaran sus planes.

Pero el comandante estadounidense, general Tommy Franks, quien convocó a 100.000 soldados más para que lleguen en abril a la región del Golfo, insistió en que no hay una «pausa operacional» en la invasión de las fuerzas norteamericanas y británicas.

Oficiales y soldados de las tropas estadounidenses apostadas al sur de Bagdad dijeron que recibieron órdenes de seguir cavando trincheras al menos por dos semanas mientras la fuerza aérea y la artillería siguen atacando a las unidades de la Guardia Republicana que defienden las afueras de Bagdad.

El general Franks, jefe del Comando Central del ejército de Estados Unidos, dijo desde el cuartel general en Qatar que la guerra continuará con su «sorprendente» progreso.

Negó que hubiera una pausa y dijo que los refuerzos que están en camino a Kuwait figuraban en sus planes. «Uno nunca sabe cuánto tiempo va a durar la guerra», contestó cuando le preguntaron si se el conflicto se extendería hasta el verano boreal.

Por su parte, el secretario de Defensa de EE.UU., Donald Rumsfeld, dijo en Washington que «no tenemos planes de pausas ni de un cese del fuego».

Rumsfeld, quien enfrenta fuertes críticas por su influencia en un plan de guerra que involucra muchos menos soldados que los utilizados en la Guerra del Golfo en 1991, rechazó algunas informaciones que se referían a consejos de estrategas del Pentágono que pedían más hombres y armas para el conflicto.

Las líneas de apoyo se extienden por 350 kilómetros hasta la frontera con Kuwait, en el frente faltan raciones y la línea es vulnerable a ataques de guerrillas, como quedó en evidencia con el ataque suicida del sábado.

El peligro puede llegar hasta las fuerzas que están en Kuwait, donde un atacante lanzó un camión contra un grupo de soldados estadounidenses en una base.

La resistencia iraquí ha sorprendido a los invasores en el sur del país, incluyendo los lugares donde supuestamente no existe un fuerte apoyo a Hussein, como Basora, obligando a que los estadounidenses tuvieran que llamar refuerzos y repensar sus tácticas de ataque.

El ministro de Defensa de Australia, uno de los aliados militares de Estados Unidos, dijo que Washington había «subestimado» la fuerza de las unidades irregulares iraquíes.

Mientras los aliados pisan el freno, el régimen iraquí avanza por el lado del miedo.

El vocero militar iraquí Hazem al Rawi confirmó que son más de 4.000 los árabes que arribaron a Irak para convertirse en «mártires» y atentar contra las tropas y objetivos norteamericanos.

«Los mujaidines que llegaron provienen de todos los países árabes, sin excepciones», expresó al Rawi.

El vocero confirmó que el ataque suicida cometido el sábado cerca de Najaf, en un puesto militar estadounidense, mató a 11 soldados norteamericanos, y no cuatro como asegura la Casa Blanca.

Los futuros mártires «juraron no retornar a sus países» y pidieron ser sepultados en Irak, anunció al Rawi.

Agregó que «todos los musulmanes tienen el deber religioso de ayudar a Irak».

Al Rawi precisó que el kamikaze del sábado, así como el iraquí que aseguró haber derribado un helicóptero estadounidense «Apache», son llamados «Alí», un nombre común sobre todo entre los chiítas.

El vocero sugirió de esa manera que también los chiítas, que según Washington se iban a sublevar contra Hussein, están combatiendo activamente contra la coalición.

Un día después del primer ataque suicida contra tropas extranjeras en Irak, los soldados británicos apostados a la entrada de Basora no ocultaban su miedo ante la posibilidad de que los «más de 2.000 milicianos» que resisten en la localidad utilicen nuevamente la táctica suicida contra ellos.

«Los ataques suicidas son un verdadero problema. Tenemos miedo porque son difíciles de detectar y sabemos que pueden repetirse», explicó el capitán Patrick Truman.

(AFP y Reuters)


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios