Los escenarios frente al nuevo canje de deuda

Difícilmente se llegue a una reestructuración consensuada.



Deuda pública argentina

Reservas del BCRA

Recaudación tributaria

La puesta en marcha del operativo “reestructuración de la deuda” por parte del gobierno generó desconfianza en los mercados, y la economía argentina se encuentra frente a una encrucijada con desenlace incierto.

Una reestructuración no es la decisión más acertada, pero está claro que no hay muchas salidas para el presidente De la Rúa. Los compromisos que tiene el gobierno con la deuda pública, en los próximos dos años, superan 32.000 millones de dólares, sólo por vencimiento de capital. A esta cifra hay que sumarle otros 25.000 millones de intereses en ese mismo período.

Para los operadores, la idea de una renegociación consensuada de la deuda tiene un impedimento lógico: “es impensable que un tenedor de bonos ceda voluntariamente parte de sus derechos que le confiere la posesión de esos títulos”, comentó un analista de la consultora FM&Asoc.

El argumento del gobierno es que el canje significa sacrificar rendimientos en aras de un drástico aumento de la probabilidad de cobro.

Sin embargo, llevar a cabo una reestructuración “amigable” tiene pocas posibilidades de éxito por los siguientes argumentos:

* El gobierno no dispone de garantías como para hacer seductor el canje, salvo que toque los depósitos que hoy se encuentran en el sistema.

* Muchos inversores no ingresarán en esta reestructuración para no resignar rendimientos y esperando una mejora sobre la solvencia que reportaría una operación como esta.

En consecuencia, un nuevo canje sin sólidas garantías no tendrá sustento salvo que se efectúe en forma compulsiva, contemplando, como trascendió desde los pasillos del Ministerio de Economía, una quita del 30 % del capital.

Para el mercado, la Argentina ya está en default; sólo falta ver la evolución que tendrán los ahorristas en los próximos días.

Los efectos Tequila y Tango constituyen antecedentes cabales del enorme daño que generan las corridas cambiarias. Teniendo en cuenta estos antecedentes y que el FMI anunció que no iba a aportar más fondos a la Argentina, no es falaz imaginar que en los próximos días se agudice la corrida de depósitos.

Los escenarios que trabajan las distintas calificadoras frente al “día después” de los anuncios son dos:

El optimista, en donde la incipiente corrida de depósitos se aplaca. El canje de deuda compulsivo afectará severamente la confianza, pero termina siendo aceptado como una opción menos traumática que el default abierto. Con el peso de la deuda deducido, el déficit cero gana sustentabilidad, disipándose los temores de una devaluación.

El escenario pesimista prevé una corrida sobre los depósitos que obliga al gobierno al liberar el tipo de cambio. La desvalorización del peso generaría una violenta fuga de capitales y el quiebre de contratos y compromisos. Sin embargo, muchos son los economistas que piensan que, con un liderazgo político sólido, la liberación del tipo de cambio pondría fin al problema de los precios relativos y podría ser un punto de partida para una recuperación más vigorosa de la economía desde el abismo.

La recaudación bajó cerca del 10% en octubre

Buenos Aires (Infosic)- La recaudación impositiva registró en octubre una caída de cerca de 10 % frente al mismo mes del año pasado, tendencia que continuará en los próximos meses y complicará aún más el cumplimiento del déficit cero.

La baja de la recaudación de octubre, dato que difundirá hoy el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), se produce en el marco de la profundización de la recesión iniciada hace más de tres años.

La merma de recursos, que se ubicaría por encima del 10 %, acrecienta los temores respecto de un no cumplimiento de la política de déficit cero, una de las condiciones que ponen los organismos multilaterales de crédito y el gobierno de los Estados Unidos para liberar apoyos financieros y políticos a la Argentina.

Sin esos apoyos sería casi imposible la concreción del canje voluntario de deuda nacional y provincial que prepara el gobierno para reducir las tasas del financiamiento y alargar los plazos con el objetivo de evitar la caída en cesación de pagos y solucionar el conflicto que mantiene con los gobernadores por el reparto de la coparticipación.

Con la caída del 10 %, los recursos del fisco sumarían cerca de 3.620 millones de pesos, lo que mantendría la recaudación de octubre 120 millones por encima de la de setiembre.

Precisamente la difusión de las cifras de setiembre, mes en el que la recaudación se derrumbó 14 % en la comparación interanual, sembró de dudas a los inversores sobre las posibilidades de la Argentina de cumplir con el déficit cero, lo que derivó en un crecimiento galopante de la tasa de riesgo país, indicador que se ubicó en los últimos días por encima de los 2.000 puntos básicos.

En oportunidad de hacer los anuncios de las cifras de setiembre, el ministro de Economía, Domingo Cavallo, resaltó que ese mes fue “altamente recesivo”, situación que parece no haberse modificado en octubre.

Los indicadores económicos de producción industrial, construcción, consumo en supermercados y shoppings y costo de vida mostraron en forma evidente el fracaso de las políticas adoptadas para combatir a la recesión, que por el contrario se agudizó en los últimos meses.

Las importaciones cayeron 31%

Buenos Aires (EFE)- La balanza comercial argentina dejó un superávit de 787 millones de dólares en setiembre, cuando las importaciones cayeron un 31 % en comparación con igual mes del año anterior a causa de la recesión económica. El Ministerio de Economía informó que durante setiembre hubo exportaciones por 2.218 millones de dólares (un 3,00 % más que en igual período de 2000), mientras las importaciones quedaron con esta fuerte bajada en los 1.431 millones.

El superávit de la balanza comercial acumulado en los primeros nueve meses del año es de 3.968 millones de dólares, una cifra cuatro veces mayor a la de 1.009 millones lograda en igual período del 2000.


Comentarios


Los escenarios frente al nuevo canje de deuda