Los estudiantes que emigran de Neuquén tienen su refugio en La Plata

La casa para los que llegan está quedando chica.Fue "cabeza de playa" para varios profesionales.Pueden vivir hasta tres años allí con gastos mínimos.





NEUQUEN (AN).- Ya cumplió 36 años como refugio de los estudiantes neuquinos que emigran a La Plata, pero está quedando chica.

Es una amplia vivienda reciclada, con techo de chapa acanalada y pintada de blanco por dentro y por fuera. Esa casona ubicada en la calle 51 entre 15 y 16, alberga los sueños y las expectativas de los jóvenes recién llegados de la provincia, buscando abrirle paso a sus sueños y expectativas.

Para muchos de los profesionales que hoy desarrollan sus actividades en Neuquén, esa vivienda fue la «cabeza de playa» sobre la cual edificaron su vida de estudiantes.

Allí se encuentran quienes, impulsados por las inquietudes y proyectos juveniles, no bajan la guardia ante las dificultades y se embarcan en el desafío de seguir estudios universitarios y quienes ya pasaron la experiencia y les tienden una mano. Una manera de salirle al cruce a la adversidad a partir de gestos solidarios.

En tiempo difíciles como los actuales, cuando las carencias se acrecientan, muchos son los jóvenes que van en busca de alojamiento. La capacidad es muy limitada para tanta demanda, pero lejos de bajar los brazos, se han lanzado nuevos y ambiciosos proyectos.

«El objetivo principal es ofrecer un espacio a los chicos que más lo necesitan. Tenderles una mano en el momento de afrontar la decisión crucial de iniciar estudios universitarios, en una instancia en la cual lo que retiene no sólo son los afectos familiares, sino las dificultades económicas que implica irse a vivir a otro lugar», dijo Jaquelina Quesada, vocal de la Agrupación Universitaria Neuquina, entidad propietaria de la vivienda.

Tienen espacio para 19 estudiantes, quienes de acuerdo a los estatutos pueden vivir allí hasta tres años. De ahí en más se supone que el estudiante estará en condiciones para procurarse otro alejamiento y ese dejarle el albergue a otro recién llegado.

Quesada y Ariel Cid, presidente de la Asociación, desplegaron una serie de visitas a funcionarios provinciales y municipales en busca de apoyo para sus proyectos.

Entre otros son alquilar una vivienda para ampliar la capacidad de alojamiento, instalación una biblioteca con servicios de fotocopiadoras y computación y abrir una caja de ahorros en el banco provincial para recepcionar aportes.

«En las últimas semanas pidieron alojamiento estudiantes que atraviesan situaciones límites. Ante la imposibilidad de su padres se enviarles dinero, están a punto de abandonar sus estudios. Este es uno de los temas que procuramos solucionar y para ello presentamos un proyecto al gobierno sobre cómo lograr los recursos», dijeron.

La Agrupación posee personería jurídica, funciona desde 1964, y actualmente en la casa se alojan 19 estudiantes de esta ciudad, Cutral Co, Zapala, Chos Malal, Andacollo, Taquimilán, San Martín de los Andes y Picún Leufú. Para ingresar deben cumplir una serie de requisitos que demuestren sus limitaciones económicas y además demostrar un determinado rendimiento académico.

Cada uno paga 15 pesos por mes, que se destinan a los gastos de servicios, luz, gas y agua. Recientemente los declararon exentos de los impuestos municipales. La propiedad está en la calle 51 al 1022, entre 15 y 16 y el teléfono es 0221 4251615. Tiene dos plantas, ocho habitaciones, salas de estudio, una cocina amplia y un salón a la entrada, que suelen alquilar para fiestas.

Ahora planean alquilar otra vivienda que permita albergar a estudiantes en situaciones críticas. Por una casa que satisfaga las necesidades tienen un costo de entre 800 y 1.000 pesos por mes.

«La idea es que cada municipio a los que pertenecen los ya becados, aporte 50 pesos por estudiante y con eso solventamos el alquiler», dijo Quesada.

La inquietud fue presentada a la subsecretaría de Asuntos Municipales del gobierno, Encarnazión Lozano que la canalizará a los municipios cuando el proyecto sea terminado. Otra de los proyectos es abrir una caja de ahorro en BPN, para que las empresas a las que le pedirán ayuda puedan depositar sus aportes. «Queremos montar una biblioteca y nos falta el mobiliario. A su vez, pretendemos que nos donen una fotocopiadora y una computadora», añadió Cid.

El viernes es el día más esperado

NEUQUEN (AN).- Como la película que protagonizó la cantante norteamericana Donna Summer, «Gracias a Dios es viernes», los universitarios de la agrupación neuquina también esperan ese día de la semana con especial expectativa.

«A las 22 de los viernes se liberan las obligaciones. No es que todos puedan hacer lo que quieran, pero hay un acuerdo tácito de que la música puede estar más alta, pueden venir los amigos a tomar mate y levantarte o acostarte a cualquier hora», dijo Marcos Pérez, un cutralquense estudiante de odontología que con su tercer año de permanencia en la vivienda, es el más veterano.

Cada sábado a las 20.30, se producen las reuniones de la Agrupación, cuyos principales dirigentes no residen en la casa de la calle 51 al 1022.

El receso, que se aprovecha al máximo y que no sólo se dedica a la recreación sino también a las actividades «domésticas» como lavar y planchar, se extiende hasta la noche del domingo.

Ese día, en la pared del pasillo, se coloca el renovado cronograma que detalla qué tarea debe cumplir cada uno de los 19 habitantes de la casa de la Agrupación de Universitarios Neuquinos en La Plata.

El programa se cumple rigurosamente: unos limpian los pasillos y el patio, otros la cocina-comedor, otros las salas de estudios, otros el lavadero y otros los dos baños. Cada uno se hacer cargo de su dormitorio.

«Hay una saludable convivencia, se respetan los horarios, las indicaciones que nos permiten mantener limpia la casa y el orden. Sería imposible no seguir un plan de actividades previsto, porque somos muchos», comentó Marcos.

NEUQUEN (AN).- Los dirigentes de la Agrupación de Universitarios Neuquinos en La Plata le pidieron al intendente de esta ciudad, Horacio «Pechi» Quiroga, que les done una computadora, una fotocopiadora y los muebles que necesitan para equipar una biblioteca.

«Queremos mejorar todos los servicios que se brindan. El local que pensamos destinar a biblioteca lo tenemos, es una de las salas de estudio, pero nos faltan los muebles y naturalmente el material bibliográfico. No es que pretendamos que nos den todo, pero sí lo imprescindible para poner en marcha la idea», dijo Jaquelina Quesada.

También pretenden conseguir una computadora y una fotocopiadora. «Son elementos que a esta altura no podemos dejar de ofrecer. En la casa no sólo vienen a estudian quienes viven allí, sino también quienes nos identificamos con la agrupación», añadió.

El otro gran objetivo de los estudiantes es abrir una cuenta en caja de ahorros en el Banco de la Provincia del Neuquén, para poder recibir aportes de las empresas.

«De esa manera les facilitamos las cuestiones legales para los desembolsos, porque toda donación tiene que tener debidamente respaldado el destino que se le va a dar», comentó Quesada.

La casa tiene un salón con capacidad para unas 150 personas, que habitualmente es cedida en alquiler para fiestas, reuniones u otras actividades. «Es un recurso extra, que contribuye a solventar los gastos de mantenimiento», señaló la dirigente.

Por la casa pasaron muchos profesionales radicados actualmente en la provincia, y ése es otro argumento para el pedido.


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Los estudiantes que emigran de Neuquén tienen su refugio en La Plata