Los mapuches recibieron el año nuevo con el alba

Varias comunidades se reunieron en Medanito. Por la noche los mayores relataron sus experiencias.

MEDANITOS (ACA).- La madrugada de hoy fue una fiesta para los mapuche. La comunidad Quiñe Chraun Peñi hizo su celebración con las primeras luces del alba, acompañados de distintas comunidades del Alto Valle, representantes de la zona andina y de provincias vecinas. A ello se sumaron muchos vecinos de Catriel, 25 de Mayo y algunas personas del Alto Valle, que solicitaron permiso para compartir esta significativa ceremonia ancestral en el lote 133 de Medanitos en cercanías de Catriel.

Ayer por la tarde, el director de Tierras de la provincia de Río Negro, Jorge Belacín, se apersonó en el lugar para hacer entrega del certificado de propiedad de la tierra a la familia Cortez, herederas de Bibiana García, quien recibió ese campo, por un decreto presidencial de principios del siglo XX.

Ayer por la tarde, alrededor de las 15, los más antiguos de la comunidad recibieron una linda sorpresa. A esa hora Belacín llegó hasta el lugar en el preciso momento en que llegaban las comunidades del Alto Valle y zona atlántica. En el lugar hizo entrega a los descendientes de Bibiana García de la certificación del título de propiedad de las tierras en las que se celebra el Wiñoy Tripantu. Acto seguido, como es costumbre, se encendió el fuego sagrado frente al sector denominado cunito, adonde se reúnen todos a esperar la salida del sol.

Por otra parte, tanto Salvador Nahuel, autoridad originaria mapuche radicado en Santa Rosa La Pampa, como Carlos Campú, cacique general Ranculche, fueron los más solicitados por los jóvenes, quienes les realizaban consultas de todo tipo respecto de costumbres, palabras y otras cuestiones culturales.

Por la noche, también como sucede siempre, cada uno fue presentándose y contando su experiencia y sus expectativas. La oportunidad era muy esperada, pues allí se trasvasa la cultura oral, cuando los más ancianos fueron relatando todas sus vivencias y otras cuestiones que a su vez ellos recibieron de sus mayores. No faltaron las lágrimas de los más ancianos, cuando recordaron «las herejías que hacían los huincas» en la campaña al desierto. «Muchos tuvieron que huir al sur, otros a Chile, o esconderse a donde pudieran. Cuentan nuestros padres que había niños que los levantaban ensartados matándolos sin piedad. A las mujeres les cortaban los pechos. Es un dolor que no se nos va», dijo entre lágrimas Salvador Nahuel, oriundo de la provincia de Neuquén y radicado desde hace décadas en La Pampa.

Llamó la atención la cantidad de personas que desafiaron las bajas temperaturas: en realidad, desde que se recuperó esta fiesta espiritual de este pueblo originario, muchas personas que no son descendientes de mapuche se mostraron atraídas.

Haydeé Cortez es bisnieta de Bibiana García, quien llegó al frente de los catrieleros a principios de siglo al lugar donde hoy se celebra el año nuevo. La mujer, una de las más antigua de la comunidad Quiñe Chraun Peñi, se mostró emocionada por lo que consideró un resurgir de la comunidad. Haydeé y su prima Azucena, no erraron el cálculo. Ayer por la mañana comentaron que «calculamos que van a haber unas 500 personas. Porque como está cerca de la ciudad, muchos vecinos nos han pedido permiso para poder estar como espectadores. A eso se le suma que de afuera ya han comprometido su presencia unas 200 personas» explicaron.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios