Los vecinos impidieron que desmantelen un gimnasio

La provincia quiere trasladarlo de El Alamito a Varvarco.

CHOS MALAL (ACHM).- El Alamito es un paraje al pie de la Cordillera del Viento, donde el invierno despliega su rigor. El único lugar para que los chicos practiquen sus actividades más o menos al abrigo del mal tiempo durante todo el año es una estructura montada durante el último gobierno de Felipe Sapag, que nunca pasó de las columnas y el techo. Por eso los vecinos impidieron que una empresa trasladara el tinglado a Varvarco, y tampoco aceptaron que, a cambio, el gobierno les construya una cancha de fútbol con vestuario y cerco perimetral.

La rebelión de los pobladores se registró el jueves pasado, cuando descubrieron a los operarios de una empresa desmontando el tinglado. En vez del anhelado cerramiento, que les deben desde hace años, iban a dejarlos sin nada. Y no lo aceptaron.

La estructura funciona como minigimnasio al que concurren los niños del lugar y parajes aledaños de esta zona ubicada a 25 kilómetros de Chos Malal.

El jueves pasado, los vecinos de El Alamito se vieron sorprendidos cuando una empresa comenzó a desmontar la estructura.

Los pobladores confiaban en que se iban a efectuar los cerramientos para que los chicos pudieron contar con un lugar apropiado en el cual realizar sus actividades durante todo el año.

En cercanías del lugar está la escuela primaria 77, y existían expectativas de que quienes concurren al establecimiento pudieran contar con un lugar amplio y cerrado para practicar deportes y otro tipo de actividades a resguardo de las inclemencias climáticas.

A cambio de eso, el jueves los vecinos escucharon golpes y cuando se acercaron al lugar vieron a operarios de una empresa que ya habían sacado el techo y dos columnas.

Tal fue la indignación de los pobladores que impidieron que siguieran desmontando al estructura.

En tanto en la Villa del Curi Leuvú, un grupo de jóvenes dialogó con «Río Negro» y manifestó su indignación por lo que estaba sucediendo, dado que si bien la obra del minigimnasio se encontraba paralizada aspiraban a que alguna vez se concretara el cerramiento.

Los vecinos aprovecharon la visita del gobernador Jorge Sobisch a la Villa del Curi Leuvú, con motivo del aniversario, y presentaron una nota para que no se los despoje de la estructura y se culminen las obras.

Consultado el secretario de Deportes y Juventud de la provincia, Rolando Figueroa, indicó que existió un acuerdo con el municipio para que el tinglado fuera desmontado y trasladado a Varvarco a cambio de una cancha de fútbol con vestuarios y cierre perimetral.

«Un cancha de fútbol no está acorde a las necesidades de la comunidad», se quejaron los vecinos, que insisten en que se coloque el techo al minigimnasio y se finalicen las obras para tener un lugar cerrado. Aseguraron que estarán atentos para que no siga el desmantelamiento .


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora