“Luis Marsó y su sinfonía inconclusa”



#

“Las utopías son como las estrellas… nunca se alcanzan, pero qué oscuras serían las noches sin ellas”. Hace un mes nos dejó físicamente un hombre que persiguió una utopía y logró concretarla. Luis Alberto Marsó, un querido amigo, tuvo el anhelo de crear uno de los rosedales más grandes del sur argentino, con más de 1.200 rosas plantadas en su Bahía Rosedal, de Villa Pehuenia, a orillas del majestuoso lago Aluminé. Para concretarlo tuvo que salvar muchos obstáculos técnicos y prácticos, pero su tenacidad resultó en una obra que quedará por muchos años para quienes deseen visitarla. Cada rosa es como una nota musical de esta sinfonía que supiste crear y su embriagador perfume seguirá atrayendo a los visitantes desde 200 metros a la redonda. Querido amigo, no lo pudiste disfrutar plenamente en vida, pero diariamente te imagino paseando entre ellas y gozando la obra realizada. No tengo dudas de que tu utopía es y será el deleite de muchas personas a través de los años y así se habrá cumplido esta hermosa definición de Ban Ki-moon, Secretario General de la ONU. Por mi parte, vivirás por siempre en mi recuerdo, por tu hermosa amistad, leal, sincera y sin egoísmos. Teodorico Hildebrandt DU 94.029.917 Roca

la foto del lector

Teodorico Hildebrandt DU 94.029.917 Roca


Comentarios


“Luis Marsó y su sinfonía inconclusa”